lunes, 29 de diciembre de 2014

El hijo único (Anne Holt)


Ficha técnica
Título: El hijo único

Título original:
(Demonens død, 1995)
Autor: Anne Holt
Editorial: Literatura Random House (Roja & Negra)
Nº de páginas: 264
ISBN: 
9788439727989
1ª Edición: Abril, 2014

Serie Anne Wilhemsem: 3

Sinopsis

Olaf, de 12 años de edad, vive en el orfanato de Varsol, en Oslo, donde el brutal asesinato de la directora ha conmocionado al personal y a los internos. La recién nombrada inspectora Hanne Wilhelmsen descubre que el orfanato, gestionado por el Ejército de Salvación, esconde muchos secretos.

Olav, un adolescente con sobrepeso y una historia complicada, es el chico nuevo en Varsol, un orfanato de las afueras de Oslo. La estricta directora de la institución, Anges Vestavik, ha visto llegar al centro a muchos menores enfadados con el mundo, pero solo en los ojos de Olav le parece reconocer el puro odio.

Poco después Vestavik aparece muerta en su despacho, apuñalada por la espalda con un cuchillo de cocina y Olav ha desaparecido sin dejar rastro. ¿Es el niño un asesino? ¿Por qué está Olav en la institución si su madre vive en Oslo?

Hanne Wilhelmsen es la inspectora responsable del caso. A pesar de su impresionante capacidad deductiva, Hanne no es muy buena con las personas. Lo que es un problema cuando de ti depende un equipo de investigadores y el caso llega a las portadas de los periódicos noruegos. Mientras una partida de la policía trabaja a contrarreloj para encontrar a Olav, el resto del equipo policial, encabezado por Billy se encargará de investigar a los miembros del personal y a los atemorizados internos del orfanato.

Tercera de la serie protagonizada por Hanne Wilhelmsen, El hijo único reflexiona sobre el origen del mal y el terreno pantanoso que separa los crímenes de la justicia.

Opinión
Reseña hecha para la web Anika entre Libros

Olav, un adolescente de 12 años con bastantes problemas es ingresado en Vårsol, un orfanato. El muchacho sólo puede recibir las visitas de su madre los fines de semana. Los trabajadores ven en el muchacho mucho odio, solo Maren parece comprender al chico.

Un día la directora del centro, Agnes Vestavik, lo castiga sin la pertinente visita de su madre. Poco después aparece muerta.

Hanne Wilhelmsen y su equipo son los encargados de averiguar todo lo relativo al asesinato y descubrir al culpable, mientras que otro grupo de policías tendrán que encontrar a Olav, quien ha desaparecido del centro.
 
En esta tercera entrega la serie, Hanne Wilhelmsen tiene que hacer frente a un nuevo caso, pero ahora deberá hacerlo como subinspectora. Este cargo parece venirle grande, pues es incapaz de olvidar que su cometido está ahora en el despacho y que los agentes a su servicio los que deben realizar la investigación.

Hanne es una buena investigadora. Ella lo sabe, sus subordinados y superiores también. Echa de menos la calle, el acceso al lugar del crimen, a los interrogatorios. Sin pensarlo dos veces, volverá a estar en el centro de la investigación, que es su fuerte. Los despachos deben ser sólo para aquellos a los que no les guste el trabajo de campo.

Además en esta entrega, Wilhelmsen tendrá problemas con su pareja, Cecile, quien empieza a estar harta de que no sea capaz de afrontar su homosexualidad.

Cuando a Hanne le asignan el caso se lo toma con tranquilidad, prefiriría resolver otro caso más complejo pero es lo que toca. En la investigación estará acompañada por un viejo conocido, Billy T., quien ha sido asignado a su departamento de manera definitiva. También le ayudarán dos nuevos agentes, que seguro veremos en posteriores novelas de la serie, Erik Henriksen y Tone-Marit.

En cuanto al caso propiamente dicho, en esta ocasión nos encontramos con una trama más propia de las novelas de Sherlock Holmes o Agatha Christie, pues el número de sospechosos es bastante reducido tanto a ojos de los policías como de los propios lectores. Pocos lugares hay donde buscar más allá de los propios empleados del orfanato y del propio Olav, o tal vez la madre del niño. Los policías tiene que ampliar su radio de búsqueda al marido y otras personas vinculadas, más por costumbre y normas (el asesino siempre está en el ámbito más cercano a la víctima) que por propio convencimiento.

Anne Holt sabe mucho del tema, pues trabajó en el departamento de policía de Oslo, y nos lo muestra en la forma en la que escribe y nos narra todo el proceso de investigación. Tal vez esperéis encontrar mucha acción, mucha intriga y bastantes enigmas sueltos. Pues no.

La investigación que nos ofrece la autora se basa en la búsqueda meticulosa, en no dejar nada al azar, con un ritmo calmado pero sin pausa. Poco a poco se irá desgranando la verdad del crimen, con sus grandes frustraciones y pequeñas alegrías, donde cada pequeño detalle puede contar. 

Desde luego, si queréis más realismo que el que se puede ver en otras novelas parecidas, ésta es vuestra novela.