lunes, 5 de octubre de 2015

La letra con sangre (Saul Black)

Ficha técnica
Título: La letra con sangre
Título original: (The Killing Lessons, 2015)
Autor: Saul Black
Editorial: Umbriel
Nº de páginas: 414
ISBN: 9788492915668
1ª Edición, Mayo 2015

Sinopsis de la editorial
“La novela arranca de manera brillante. Cuesta decir cuál es la mejor parte de La letra con sangre: la trama angustiosa que avanza como un coche patrulla en una persecución a toda velocidad, la impresionante descripción de sus personajes, buenos y malos, o el inimitable estilo de Saul Black. ¿Mi voto? Las tres”. Jeffrey Deaver, autor de The Skin Collector y Solitude Creek Colorado. Rowena Cooper es una viuda de 38 años, con dos hijos, que lleva una vida tranquila a las afueras de un pueblo pequeño. Hasta que un día dos hombres se presentan en su casa…Se trata de dos criminales con una larga lista de asesinatos a sus espaldas. 

San Francisco. La detective de homicidios Valerie Hart vive obsesiona por el caso del dúo de asesinos en serie. No tiene pistas fiables. Ellos siguen raptando, violando y asesinando mujeres por todo el país. Uno de ellos incluso abandona objetos dentro de los cadáveres. Valerie podría empezar a perder las esperanzas si no tiene pistas pronto. Pero la matanza en el caserío de los Cooper no salió según lo planeado. Hubo una superviviente, la hija de Rowena Cooper, Nell de 10 años. Ella puede ser la clave para los asesinatos… pero está lesionada, medio congelada y aterrorizada. Ha perdido el conocimiento y la nieve empieza a cubrirla. La única vivienda cerca está pasado el viejo puente y no sabe si llegará. Solo tiene un lugar adonde ir. Y podría ser incluso más aterrador del que está huyendo.

Opinión personal
Reseña para la editorial Anika entre Libros.


Xander y Paulie acaban de cometer un asesinato, pero algo no sale como Xander esperaba. Los crímenes tienen un cierto ritual que esta vez no puede acaecer. Además una niña, única testigo, consigue escapar a las profundidades del bosque nevado.

Nell, la hija de la mujer asesinada, huye sin saber adónde. Consigue llegar a una cabaña apartada, en la que habita un viudo solitario.

Valerie Hart es la encargada del caso de los crímenes que van dejando a su paso Xander y Paulie. Está agotada pero no va a permitir que su cuerpo se rinda hasta hacer justicia. Ahora tiene a Carla, una agente del FBI, como compañera forzosa. Sin embargo, no termina de congeniar con ella.
 
Saul Black nos presenta una novela negra muy poco corriente, ya que los protagonistas nos muestran su mundo interior de una forma brutal.

Está claro que el lector empatizará con los policías y con la niña que consigue huir y desearemos terminar el libro para averiguar si, a pesar de todos los problemas, son capaces de atrapar a ese dúo que va sembrando el terror entre las mujeres.

Xander y Paulie son unos asesinos sádicos que se recrean en el horror que ocasionan a sus víctimas, todas ellas mujeres. No solo se limitan a matar, sino que antes disfrutan de largos instantes de tortura para con sus secuestradas. Tras el atroz crimen les introducen un objeto, diferente en cada caso. Es este hecho el que trae de cabeza a la policía. Saben que se trata de los mismos asesinos, pero no son capaces de relacionar a las mujeres ni a los objetos que se encuentran en su interior.
Angelo no está en muy buen momento cuando se encuentra a la niña tirada delante de su cabaña. Aquejado de un gravísimo dolor debido a su ciática, solo sabe que debe proteger a la criatura. Cuando, con mucha paciencia, consigue hacerla reaccionar descubre el horror por el que ha pasado. Sin embargo, sabe que los dos están incapacitados para hacer frente a cualquiera que haya perseguido a la chiquilla. Tendrá que luchar no solo con los miedos y la conmoción de Nell sino contra su cuerpo que se niega a responderle.

Nell, por contra, ha alcanzado la madurez de una forma poco natural. Su infancia quedó atrapada entre la sangre que rodeaba el cuerpo de su madre. Su vida ya no será la misma y la confianza en las personas ha caído en el más oscuro de los habitáculos de su cerebro. Su instinto le obliga a obedecer la última orden que le dio su madre: "Huye"; sin embargo, su dolor le hace sentir la imperiosa necesidad de regresar a su hogar y permanecer en sus brazos.

Por otro lado, tenemos a Valerie, la policía infatigable que no está dispuesta a rendirse, pero que tiene un pasado un tanto oscuro a sus espaldas. No es que este pasado sea siniestro o la haga culpable de algo espantoso, pero es un suceso que la dejó marcada. Ese suceso es el que marca a un policía, el que le hace desprenderse de su condición de persona para intentar resolver el caso. En los pensamientos de Valerie vemos la vida compleja que lleva un policía de homicidios. Todos los días viendo la cara más oscura de las personas, la depravación de la humanidad. Así es normal que estas personas necesiten contacto casi diario con psicólogos, sobre todo cuando trabajan en determinados casos, o que se vuelvan personas algo trastornadas. Viéndolo desde esta perspectiva, nada amable, seguro que a muchos se les quitan las ganas de soñar con ser esos inquebrantables policías de película, mejor seguimos leyendo sobre sus aventuras.

Dentro de la brutal crudeza que impera en el libro, hay que destacar su gran realismo. Con ello me refiero a que el autor consigue plasmar perfectamente los sentimientos que rodean tanto a asesinos como a policías y a víctimas. Consigue introducirnos en su mente y hacernos sentir lo que ellos sienten.

A pesar de la dureza, la lectura es muy fluida, ya que la tensión se mantiene desde las primeras páginas hasta el final. Todo puede pasar, absolutamente todo y eso tal vez pueda desesperar al lector. Por ese motivo puede resultar un tanto inquietante.
Una novela recomendable por todo lo que su lectura implica.