viernes, 24 de febrero de 2012

No llames a casa (Carlos Zanón)

Ficha técnica
Título                       No llames a casa
Autor                        Carlos Zanón
Editorial                   RBA Libros
Nº de páginas          288
ISBN                         9788490061473
Año                          2012
Encuadernación      Rústica con solapas

Sinopsis

Barcelona. 2012. Bruno, Raquel y el hermanastro de esta, Cristian, parecen haber dado con el negocio que les sacará de la miseria, de dormir en parques y cajeros automáticos. Bruno controla el negocio. Su novia, Raquel, ex toxicómana, lleva la contabilidad, y Cristian, el trabajo de campo. Es un negocio tan limpio y sencillo que es increíble que no se le haya ocurrido a nadie antes. Se apostan alrededor de las casas de citas donde las parejas acuden de día y de noche.
Al salir, las siguen, apuntan las matrículas de los coches, consiguen saber quién es el titular del vehículo y después llaman y ponen precio a su silencio. Los chantajes no siempre salen bien, pero el negocio da dinero rápido y fácil. Merche y Max son amantes. Hubo un tiempo en que estuvieron casados. Una tarde ambos acuden a un local de alquiler de habitaciones. Cristian sigue a Max hasta el coche y anota su matrícula. El juego ha empezado.

Opinión

En esta novela descubrimos la Barcelona oscura, siniestra; la Barcelona nocturna en la que conviven toxicómanos, mendigos, gente sin futuro, sin ilusiones, ni hogar, donde la violencia es lo que más predomina. Vemos una Barcelona real que muchos intentan ignorar, pero que está ahí.

Los protagonistas son personas muy reales que vemos cada día, pero de las que apenas sabemos nada. Son yonquis que intentan salir de un mundo tenebroso, pero que ven todas las puertas cerradas.

Bruno es el cabecilla del grupo, es quien ha ideado el plan que promete hacerles ricos y poder dejar la calle. Sabe que la vida es dura y no quiere dejar constancia de sus pasos. Desconfía de todo y de todos. Siente un gran amor por Raquel, pero los celos y los malos tratos hacen que su relación sea bastante tortuosa.

Cristian es el guaperas. Es el más ambicioso del trío y está dispuesto a todo con tal de salir del atolladero en el que se encuentra. Espera conseguir mucho dinero para poder dejar a todos atrás. Guarda mucho rencor y no termina de congeniar con Bruno. Tampoco quiere cargar con el lastre que puede suponer su medio hermana.

Raquel es una mujer madura que un día lo tuvo todo pero se enamoró de quien no debía y cambió marido e hijos por drogas, alcohol y sexo. Sus hijos la han abadonado, no es capaz de desengancharse y su vida está a punto de truncarse: le acaban de diagnosticar Hepatitis C y necesita un trasplante con urgencia, pero su pasado (y su presente) como toxicómana hacen que ocupe el último lugar en la lista de espera. Tal vez consiga comprar un higado con todo el dinero que ganan. Su sueño es vivir como las personas normales, en un pisito con su gran amor.

Max es la apacible víctima, sólo hay un problema está divorciado y tiene tres hijos, su exmujer ya sabe que tiene una amante, Merche, que a su vez está casada. No es la persona más adecuada para hacer un chantaje pero eso no lo pueden saber. Max está obsesionado con la idea de que Merche parece que está haciendo tiempo y no decide dar el paso de dejarlo todo por él. Pero estará dispuesto a todo para ser feliz y conseguir estar con su amada para siempre.

Es una historia dura, narrada con fuerza y con dolor, que muestra la crueldad de la vida desde el mismo centro de la humillación. Porque todos los protagonistas han perdido algo de dignidad, pero intentan volver a ser humanos.

Es una critica social que nos lleva por los secretos más sórdidos que nos pueden hacer acabar en una situación de desamparo y convertidos en unos maleantes de la noche a la mañana, que nos enseña que hay diferentes tipos de yonkis y de borrachos.

Estamos ante un mundo nuevo que sospechamos pero que siempre nos negamos a ver.

La narración está muy cuidada, con un lenguaje propio de la situación que describe. Fácil de leer y de seguir, donde rápidamente el lectór se sumergirán en esa Barcelona tenebrosa en la que moran los quinquis. Es fácil conectar con los personajes y entenderlos, lo que hace que la novela consiga enganchar al lector porque quiere saber que sucede con las vidas de éstos, en qué acabarán.

El final no es muy previsible. Lo expreso así porque con cuatro protagonistas está claro que el lector espera un final para cada uno de ellos y mientras que en algunos casos podríamos intuirlo, en algunos es totalmente sorprendente.
(Reseña realizada para Anika entre libros
Fuente de la imagen y sinopsis: Rba Serie negra