jueves, 4 de junio de 2015

Loca de amor (Regina Román)

Ficha técnica
Título: Loca de amor

Autor: Regina Román
Editorial: Versátil

Nº de páginas: 314
ISBN:
9788494225772
1ª Edición: Enero, 2015

 

Sinopsis de la editorial

Me llamo Mirella Fiestas. Y así era más o menos mi vida, una fiesta, hasta que mi madre me obligó a que una pitonisa me echara las cartas. Lo que predijo, se cumplió, y me dejó en tal estado de shock que colgué la toga, dejando de ser una abogada de éxito (aunque algo neurótica) para convertirme en guía turística de los Castillos del Loira (la neurosis siguió ahí). Me tocó un grupo de lo más variopinto: una abuela cascarrabias, una histérica estrella del pop y su asistente, un chino obsesionado con los fantasmas… ¡Y un médico tan guapo que tiraba para atrás! Todo lo que llegó a suceder en ese viaje increíble os lo explico en estas páginas, con misterio, asesinato e historia de amor incluida.

¿Queréis leer mi historia? Pues no os cortéis, os aseguro que os dejará ¡¡¡looocos!!!

Opinión
Reseña para la editorial Anika entre Libros.

Mirella, una joven cuando menos neurótica, ha recibido una gran desilusión en su vida, tal y como le había pronosticado una vidente. Para escapar de un ambiente que le oprime y deprime decide convertirse en guía turística. Su primer destino, y el que buscaba, es una ruta por los Castillos del Loira. En ese viaje tendrá que lidiar con una estrella de la música y su acompañante, con un forense (frustrado por no haber hecho la especialidad de psiquiatría), con un chino cazafantasmas y con una anciana cascarrabias.

Esta experiencia se complica cuando Mirella entabla una especie de amistad con un fantasma homosexual y el posterior asesinato de Guga, la cantante.
 
Regina Roman nos presenta una historia disparatada, rocambolesca, absurda, divertida y entrañable. Es una novela cómica y diferente a lo que he leído últimamente.

Protagonizada por una neurótica, casi para ser tratada médicamente, nos podemos encontrar escenas divertidas y un tanto alocadas, que a veces rayan en el esperpento.

Mirella nos cuenta la historia en primera persona a través de dos líneas temporales.

Por un lado, Mirella nos va contando su pasado. Cómo consiguió ganar un complicado caso en su primer juicio, lo relajada y orgullosa que se sentía, sus planes de boda... Sin embargo, un día se va todo al garete, tal y como le había predicho una pitonisa. Lo que más le afectó, no fue la desilusión y el desengaño, sino el hecho de no haberse dado cuenta de lo que se le venía encima.

Gracias a esta línea temporal descubriremos los motivos que han llevado a Mirella a dar un giro tan radical en su vida. Un cambio surgido de una obsesión, pero que le deparará más de una sorpresa. En ese pasado, no tan lejano, vemos a una Mirella que se ha rodeado de una coraza para hacer frente a la vida y demostrar una fuerza que está lejos de sentir.

Por otro lado, Mirella nos cuenta sus vivencias presentes. Tendrá que dirigir a un grupo de lo más variopinto, con cuyos miembros llegará a tener más de un malentendido y discusión. La nota histriónica la pone Gilda, un fantasma que le toma cariño a Mirella, y que intentará por todos los medios levantarle el ánimo. Pero Gilda no es un personaje cualquiera. Es un fantasma. Sí, un fantasma masculino que poco antes de morir decidió ser coherente con su identidad sexual, la cual no duda en disfrutarla en el otro mundo.

Además de Gilda, que un principio parece volver loca, si es que no lo está ya, a Mirella, ésta deberá enfrentarse a una vieja cascarrabias que criticará todas sus actuaciones y decisiones, un chino cargado con los más variados artilugios para capturar los fantasmas que residen en los castillos, una cantante histérica y un forense guapísimo.

Gracias a los capítulos cortos esta joven maniática consigue que vayamos divirtiéndonos con su historia, aunque resulta complicado ponerse en su piel, ¿a quién le gusta convertirse en un neurótico?

A pesar de algunas escenas que pueden rayar en lo absurdo, lo que sí está garantizado es la risa.