viernes, 12 de junio de 2015

La huella blanca (Ana B. Nieto)

Ficha técnica
Título: La huella blanca
Autor: Ana B. Nieto
Editorial: Ediciones B
Nº de páginas: 510
ISBN:
9788466653039
1ª Edición: Octubre, 2013
Trilogía El niño robado: 1
 
Sinopsis de la editorial

Irlanda celta, siglo V d. C.

Cuando Bróenán decide llevarse a Ciarán, el último niño de una tribu enemiga, quebranta con ello todas las normas humanas y divinas de su pueblo.

Este «niño robado» alcanzará la adolescencia ignorando sus oríge­ nes y esperando el momento de casarse con Olwen, su amor desde la infancia. Cuando el secreto por fin se revela, marchará al exilio como pirata y capturará al muchacho que un día será san Patricio.

En su empeño por estar juntos, sin embargo, Ciarán y Olwen desafiarán a sus tribus, sus dioses y sus desti­ nos, en una aventura que los llevará hasta las islas de Arán, en los confines del mundo.

Una novela sobre el canto del cisne de un mundo an­ tiguo, dominado por las diosas madres, y su difícil en­ cuentro con el cristianismo y el Medievo.
 
Opinión
Reseña para la editorial Anika entre Libros.
Irlanda, siglo V d.C.

Bróenán, rey de los Necht, tras destruir el pueblo de los Barr, decide contra toda lógica llevarse con él a Ciarán, hijo de los reyes que acaban de matar.

Ciarán vive en soledad. En torno a él existe el misterio de su origen, el cual desconoce. Su única, compañera y amiga es Olwen, de quien se acabará enamorando.

Sin embargo, su pasado y el odio de Diarmait, harán que Ciarán acabe huyendo lejos de su pueblo y se enrole en las bandas de Eochaid, hijo del rey supremo, el que controla todos los clanes. Allí comenzará una nueva vida. Pero el recuerdo de Olwen siempre estará presente. Mientras, ésta empezará a conocer las enseñanzas del cristianismo que han llegado a la isla de mano de San Patricio.

Con "La huella blanca" da inicio una especie de saga familiar que comienza con las aventuras y desventuras de Ciarán y Olwen, dos jóvenes que se aman pero que tendrán que luchar contra las fuerzas del destino, que serán las más fáciles de sortear, y la avaricia, crueldad, envidia y odio de los hombres, las fuerzas más complicadas a las que se deberán enfrentar.

En esta ocasión Ana B. Nieto nos lleva a la Irlanda del siglo V, un momento en el que la isla está habitada por una multitud de clanes o reinos, en la que ya comienza a dejarse notar la influencia del cristianismo conviviendo con la cultura celta, todavía en auge.

En esta colonización religiosa, vemos claramente cómo fueron los comienzos del arraigo de la nueva religión, donde los primeros cristianos, esos que adoraban a un sólo Dios, eran mirados avisamente por el resto de la población, pero cuyo mensaje va calando poco a poco, sobre todo en aquellos que tienen la mente más abierta, y los desesperados y desamparados, que no encuentran consuelo y satisfacción entre las gentes que les rodean y la cultura en la que siempre han vivido, que no hace más que darles la espalda, como es el caso de Olwen.

Con Ciarán, el rey Bróenán romperá todas las normas divinas y humanas que rigen su pueblo; pero con la ayuda del druida impondrá una especie de tabú en torno a su hijo adoptivo, por el cual nadie deberá mencionar jamás los orígenes del niño. Así Ciarán se criará en una mentira que con el paso de los años le irá quemando y alejando de su entorno. Su nuevo pueblo no es capaz de asimilar su circunstancia, para ellos debería estar muerto, como todos los suyos. El joven sabe que hablan sobre él a escondidas, que la gente le rehuye. Cuando descubre la verdad su mundo se hunde y decide huir, alejarse su padre y emprender una nueva vida lejos de su tribu. Sólo sabe que algún día regresará a por Olwen, la única capaz de entenderle y quien nunca le dio la espalda.

Ciarán no dudará en luchar contra su tribu, sus dioses y su destino para poder estar junto a Olwen, al igual que la joven, que desde su humildad y sencillez, se enfrentará a todo y a todos por volver con Ciarán.

Son pocas las historias que transcurren en esta época, por lo que los lectores que quieran acercarse a una aproximación histórica bastante realista disfrutarán de esta novela. Es una forma amena, entretenida y agradable de conocer la forma de vida y las costumbres de un pueblo mítico, plagado de leyendas que son las únicas que nos han llegado.

Al principio la historia se puede hacer un poco lenta ya que es necesario situarse en la trama y en la acción, averiguar en dónde nos encontramos y por qué ocurren los hechos. Una vez canalizado el maremágnum inicial de información con el que nos encontramos la historia fluye por sí sola.

Para poder ubicarnos entre tantos nombres de personajes y localizaciones, el libro incluye al principio de la historia dos mapas; uno de ellos de Ériu (Irlanda) y otro de Alba (Gran Bretaña) correspondientes a la época en la que se desarrolla la historia. Lo que más me ha costado es asociar el nombre de Alba con el de Gran Bretaña, la verdad es que ese desconocimiento histórico me ha pasado factura durante la lectura, pero siempre está bien aprender, sobre todo si es de una forma tan agradable. El libro se completa con la genealogía de la dinastía Eóganachat, el calendario celta, el dramatis personae, donde aparecen todos los personajes de la novela y se indica cuales han existido en la realidad, y por último una amplia bibliografía para conocer más sobre la época, la historia y la cultura de la Irlanda del momento.

Una nueva trilogía da comienzo, pero para aquellos que le tengan pánico sólo resta deciros que no temáis adentraros en ella. Después de leer esta primera parte puedo decir que queda bastante cerrada. Eso sí, ahora me intriga lo que deparará el nuevo libro. ¿Tendrá alguna relación?