lunes, 11 de abril de 2016

Lo que no te mata te hace más fuerte (David Lagercrantz)

Ficha técnica
Título: Lo que no te mata te hace más fuerte
Título original: (Det som inte dödar oss, 2015)
Autor: David Lagercrantz
Editorial: Destino
Nº de páginas: 655
ISBN: 978842334784
1ª Edición, Agosto 2015
Serie Millenium, 4

Sinopsis de la editorial 
Lisbeth Salander está inquieta. Ha participado en un ataque hacker sin razón aparente y está asumiendo riesgos que normalmente evitaría. Mientras, la revista Millennium ha cambiado de propietarios. Quienes le critican, insisten en que Mikael Blomkvist ya es historia.

Una noche, Blomkvist recibe la llamada del profesor Frans Balder, un eminente investigador especializado en Inteligencia Artificial quien afirma tener en su poder información vital para el servicio de inteligencia norteamericano. Su as en la manga es una joven rebelde, un bicho raro que se parece mucho a alguien a quien Blomkvist conoce demasiado bien.

Mikael siente que esa puede ser la exclusiva que él y Millennium tanto necesitan, pero Lisbeth Salander, como siempre, tiene sus propios planes.
En Lo que no te mata te hace más fuerte, la singular pareja aclamada por más de 80 millones de lectores en Los hombres que no amaban a las mujeres, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y La reina en el palacio de las corrientes de aire continúa su historia. Ha llegado la hora de que sus caminos se crucen de nuevo. Vuelve Lisbeth Salander. Millennium continúa.
Opinión personal
Reseña para la editorial Anika entre Libros.

El grupo Serner quiere echar a Mikael Blomkvist de Millennium. Esta vez parece que Erika y él no podrán hacer nada por evitar el fin del periódico.

Contra todo pronóstico, Lisbeth decide infiltrarse en la NSA. Al deambular por la intranet descubre algo totalmente insospechado y decide copiar un archivo altamente codificado que supone todo un reto para ella.

Frans Balder, un eminente científico especializado en inteligencia artificial, decide abandonar Estados Unidos y regresar a Suecia, donde deberá recuperar a su hijo, August. Sin embargo, con él se lleva una importante información y un programa en el que ha estado trabajando. Poco antes de morir asesinado, llama a Mikael Blomkvist. Tiene una importante historia que contarle.

Mikael y Lisbeth volverán a unir sus fuerzas para desenmarañar el entresijo que rodea la muerte de Frans Balder y proteger al hijo de éste, único testigo del asesinato.

David Lagercrantz ha cogido perfectamente el testigo que le han legado los familiares de Stieg Larsson para continuar con la saga Millennium. Tal vez incluso se podría decir que la historia tiene más fuerza y más acción, a la vez que una visión más moderna de las últimas tecnologías.

Para enfatizar que es un libro más de la serie Millennium de vez en cuando se recuerdan hechos acaecidos en alguno de los libros anteriores. Sobre todo lo referente a Lisbeth, que en resumidas cuentas es el eje central de la historia. Sin Lisbeth no existiría ninguna de las novelas y eso es algo que hay que reconocer.

En esta ocasión nos encontramos con un Mikael Blomkvist acabado, desde su último gran artículo, que podemos encontrar en "La reina en el palacio de las corrientes de aire", apenas ha conseguido noticias espectaculares. Parece que con la desaparición de su compañera de aventuras se hayan esfumado los grandes titulares. Ahora recibe el acoso mediático de la prensa, lo que aprovecha el grupo Serner para intentar eliminarlo de la revista. Sin embargo, no han contando de que todo el equipo forma una auténtica piña, un resto de dignidad que parece que es algo que está empezando a escasear en la sociedad.

Por otro lado, Lisbeth vive en su mundo intentando averiguar lo que ha sido de la gran herencia de su padre. Sabe que toda la red que el gobernaba aún no se ha venido abajo, pero todavía no ha descubierto quién puede estar detrás de la nueva organización. Estas dudas la llevan a hacer algo que a priori tenía descartado; introducirse en la mismísima red de intranet de la NSA; una organización que vigila prácticamente todo lo que se mueve en el planeta debe tener alguna información. Cuando la encuentra se lleva un enorme chasco. El nivel de encriptación es tan alto que apenas puede acceder a él.

Sin embargo, con la muerte de Frans Balder, tanto Mikael como Lisbeth podrán conseguir sus objetivos. Él luchar por conseguir ese reportaje que lo vuelva a catapultar y ella averiguar quién se esconde bajo la red Spiders.

Toda una novela de acción, donde el autor no se corta para denunciar, al igual que hizo en su momento Stieg Larsson, la enorme corrupción que impera, ya no en Suecia, sino a nivel internacional. Servicios secretos que investigan a multinacionales, espionaje industrial de alto grado, tráfico de información. Todo ello en manos de quienes se supone que deben proteger nuestra seguridad pero que cuando alcanzan altas cotas de poder se ven embriagados del lujo y del ansia de conseguir mucho más poder y dinero, lo que los lleva a realizar actos que de ser descubiertos les acabarían subyugando ante quien tuviera tal información.

En esta ocasión aprenderemos algo sobre el síndrome del savant. August es un niño autista que lo padece, por lo que nos encontramos ante el único testigo del asesinato de su padre, que no es capaz de hablar pero sí de dibujar con una realidad impresionante y de realizar complejos cálculos matemáticos.

El autor vuelve a poner de manifiesto el maltrato que sufren tanto mujeres como niños. Maltrato ante el cual las víctimas son incapaces de enfrentarse debido a su dependencia de la persona agresora.

También conoceremos algo más del pasado de Lisbeth. Parece que no estaba todo dicho, sino que aún existen lagunas que ahora parece que sí se cierran. Un pasado al que Lisbeth se tendrá que enfrentar para destruirlo de una vez para siempre, para que todo aquello que Zalachenko ensució reciba su justo final. El problema está en que no va a ser fácil, pues Lisbeth se acaba de encontrar con su propia horma y ha vuelto para destruirla.

Volvemos a encontrarnos con un sistema policial bastante incompetente y no por el investigador principal. Jan Bublanski es un buen jefe de equipo, pero la descoordinación de algunos de sus subalternos llega a producir tal caos que es imposible realizar una buena investigación. Evidentemente no todo puede ser perfecto.

A lo largo de la historia se plantea una pregunta relacionada con el mundo de la inteligencia artificial y para la cual ninguno de los personajes ha dado una respuesta satisfactoria por lo que queda flotando en el aire ¿Cuando las máquinas inteligentes sean capaces de crear máquinas aún más inteligentes que pasará con la humanidad? Es como si el autor nos estuviera preguntando si estamos seguros del camino que llevamos con tanta revolución de inteligencia artificial.

Sin duda "Lo que no te mata te hace más fuerte" ha alcanzado a la trilogía predecesora, y por momentos incluso la ha superado. Ha ganado en tensión, suspense y acción. Se agredece que recuerde determinados acontecimientos que tuvieron lugar en los libros anteriores para que los lectores, después de tantos años, puedan volver a conectar con los protagonistas y la historia en sí.

Tal vez algunos conceptos matemáticos le puedan parecer farragosos a alguno de los lectores, pero hoy en día es lo que hay, sobre todo si se quiere dar un aire de credibilidad y realismo a una novela que se centra en la inteligencia artificial.

 Eso sí, preparaos porque Lisbeth volverá. La historia ha quedado muy abierta. Esto no ha hecho más que empezar. Lo peor es que el autor nos ha dejado con ganas de más ¿hasta cuándo?