miércoles, 29 de abril de 2015

El vástago de la muerte (Carlos Venegas)

Ficha técnica
Título: El vástago de la muerte

Autor: Carlos Venegas
Editorial: Bohodón Ediciones

Nº de páginas: 234
ISBN:
9788415976844
1ª Edición: Octubre, 2014

 

Sinopsis de la editorial

Mery, cansada de mentiras, decide cambiar su mundo, enfrentarse a sus demonios llevando su cuerpo a un momento de felicidad extrema, pero su vida se derrumbará por completo al recibir una llamada de la Policía Nacional. En el silencio más profundo le hablan de una muerte que lo cambia todo. Presente, pasado y futuro. Destrozada por los acontecimientos, se ve en el ojo de un huracán lleno de locura y terror del que solo pueden sacarla una abogada inexperta y la investigación comenzada por un comisario y su gente del Distrito Centro. Intriga, muerte, corrupción, ambición, locura y sexo en la primera novela de Carlos Venegas. Un trepidante thriller policiaco, con pequeños guiños críticos a la sociedad actual, que te enganchará. Cuando comiences a leer no podrás parar hasta descubrir el desenlace.
 
Opinión
Reseña para la editorial Anika entre Libros.

Mery siente que es engañada por su marido y decide dejarse llevar por el alcohol y el sexo con un desconocido en una noche calurosa.

Sin embargo, poco se imagina que a la mañana siguiente su vida cambiarán completamente tras recibir la llamada de la policía comunicándole que han encontrado a su marido muerto junto a su amante.

Principal sospechosa del asesinato, contrata a una abogada inexperta que acaba averiguando los oscuros manejos que el marido de Mery se traía entre manos. En una carrera contrarreloj la policía deberá encontrar al asesino, a quien no le importa dejar un reguero tras de sí, antes de consiga matar también a Mery y a todos los que están relacionados con el caso.

Carlos Venegas nos presenta una novela policíaca totalmente adictiva.

Las primeras páginas de la historia parece que nos van a introducir en una investigación relacionada con el sexo, el adulterio, el alcohol, la ambición y los desengaños amorosos. Todo apunta a un crimen pasional.

Avanzando en la lectura nos encontramos con un mercenario, "Guadaña", cruel y sanguinario, amante de la tortura en el más alto grado. Una tortura que sólo ejercita en mujeres jóvenes y guapas ¿consecuencia de algún trauma? Un pasatiempo con el que disfruta y con el que llega a sentir un placer que raya en la plenitud.

Nuestro asesino en serie no es un personaje al uso. Frío, calculador y carente de sentimientos, sus conocimientos militares están puestos al servicio de quien pague, en cada momento, para hacer desaparecer a la víctima, inocente o no. Pero, eso sí, siempre tiene que existir algún momento de ocio. Ese ocio salvaje y sin razón de ser con el que parece querer demostrar que es el artista de la muerte, el creador de la barbarie más inhumana. Pero ¿quién se esconde tras esa persona? ¿un asesino? ¿un artista? ¿un psicópata?

El autor es al único personaje que deja en el aire, sin apenas descripciones, sin pasado, ni futuro. Nos lo presenta como una incógnita, inquietante cuando menos, un obrero en su trabajo, pero al mismo tiempo como una sombra lejana pero conocida, un acercamiento a Hannibal Lecter, uno de los psicópatas literarios más conocidos gracias al libro, y sobre todo a la película, "El silencio de los corderos".

El resto de los personajes están descritos con coherencia y con vistas a tratar de empatizar con el lector. ¿Quién no es capaz de encontrarse en la piel de cualquiera de ellos? Mery, la reciente viuda, quien ve como su vida cambia tras el asesinato de su marido. La joven Raquel, una abogada en busca de su primer gran caso. Valcárcel, Suárez y Álvarez, tres policías honestos, escépticos, con sentimientos, con vida personal al margen de su peligroso trabajo, que se verán obligados a permanecer  en continua alerta, ante lo que acabará siendo un caso más complejo de lo que a simple vista parece.

Carlos Venegas nos regala un thriller policíaco inquietante, que se devora de una forma abrumadora. Intriga, acción, psicosis de la mano de una escritura sencilla y amena que engancha fácilmente a todos los que se acerquen a ella. Una lectura de la que será difícil separarse hasta llegar a la última página.

Además utiliza muchos guiños a la España actual, tanto política como socialmente: desahucios, crisis económica, corrupción... De esta forma es fácil situarse en la escena y meterse en una historia que nos dejará los pelos de punta.

Y sin embargo, a pesar de todas estas alabanzas, la historia tiene un pero... En algún momento de la historia se da a entender que la misma sucede en verano, agosto, del 2014. Teniendo en cuenta que ocurre en España, ¿por qué inventarse nombres de ministros que aparecen en la historia? Si es por algún tipo de temor, tal vez sería mejor que en vez de que aparezca el ministro como tal, sustituirlo por algún ayudante directo o por otro alto cargo, de cuyo nombre seguro que muchos ni nos acordamos.