martes, 8 de mayo de 2012

Las muertas (Jorge Ibargüengoitia)

Ficha técnica
Título                  Las muertas
Autor                  Jorge Ibargüengoitia
Editorial             RBA Libros
Nº de páginas  176
ISBN                   9788498675252
Año                     2009
Colección          Narrativas


Sinopsis


Si al despertarse, Simón Corona se hubiera vuelto a su casa, los crímenes de Las Poquianchis habrían permanecido ocultos. Pero el destino tenía escrita otra historia. El reencuentro con Serafina Baladro, su amante, le costará a Simón Corona cuarenta y ocho balas de calibre reglamentario, y aún así se librará de la muerte. Pero también le valdrá una confesión ante el inspector Teódulo Cueto: una vez ayudó a Serafina y a su hermana Arcángela a trasladar el cadáver exhumado de una mujer. 

La obra maestra de Jorge Ibargüengoitia es la extraordinaria recreación de un caso real que conmocionó el México de los años 60, cuando aparecieron varios cadáveres de prostitutas en distintas propiedades de las dos madame, dueñas de tres burdeles. Las muertas está construida a partir de diversos testimonios, voces que se reúnen para dar forma a un universo literario único. 

Una novela imprescindible de la literatura hispanoamericana en el que descubre la figura de un narrador aparentemente distante que nos entusiasmará por su sarcasmo y que va llevando al lector por un México obsesivo, provinciano, aislado y grotesco. Por pueblos en los que parece no ocurrir nada, pero que es un mundo corrupto e hipócrita en el que sus habitantes muestran una doble moral en la que todo tiene precio, hasta las mujeres. 

Opinión
Reseña para Anika entre Libros.
 
Serafina Baladro quiere vengarse de Simón Corona, para ello acude a Salto de la Tuxpana acompañada de su amante el capitán Bedoya, el Escalera y Valiente Nicolás. Allí asaltan la panadería en la que trabaja Simón y se van. Tras identificar a Serafina como autora del atentado, la policía la detiene y posteriormente también a Simón. Así a través de testimonios y narraciones descubrimos la vida de Serafina y Arcángela Baladro y cómo llegaron a acabar en la cárcel.

Estamos ante una de esas novelas en las que desde el principio se sabe como van a acabar porque comienza con lo que será el final de la historia: el encarcelamiento de Serafina y Arcángela Baladro (Las Poquianchis). Lo que no sabemos es lo que va a dar de sí la investigación, que es lo conoceremos en los capítulos siguientes y en los que a través de una narración dura y detallada y de varios testimonios (que durante el eje central se insertan en la historia pero al final ya se ven como parte de un interrogatorio) nos descubrirán una historia descarnada e inhóspita.


Lo que le da más fuerza y sentimiento a toda la novela es saber, ya desde el principio pues el propio autor lo advierte, que algunos de los hechos son reales. De este modo, creo que podríamos considerar la historia como una crónica periódistica.

Las hermanas Baladro regentaban varios negocios relacionados con la prostitución. Veremos como a partir de una cantina consiguen llegar a regentar hasta tres burdeles.

Los hechos se suceden rápidamente en cuanto el gobernador Cabañas prohibe la prostitución. Así se ven en la necesidad de clausurar dos de ellos y quedarse con un tercero, que será donde ocurran los trágicos sucesos que cuenta la novela y que desembocan en la muerte de varias mujeres.

Lo más duro de la novela ha sido ver como la gente podía vender a hijas o otras mujeres por conseguir algún mísero peso sabiendo que acabarían ejerciendo la prostitución. Incluso como podían engañar a muchachas diciéndoles que iban a trabajar de criadas. Lo peor es que esto último sigue sucediendo hoy en día.

Desde luego estamos ante una novela diferente, tanto por el estilo como por la forma de narrarlo. Por momentos el estilo es fluído, sencillo y en otros se hace más complicado como para marcar las diferencias entre los pasajes. Apenas hay diálogos, sin embargo todos los personajes hablan. Hablan a través de los testimonios recogidos, a través de sus actos. Da múltiples giros, en unos momentos las hermanas son culpables, en otros parece que han hecho lo correcto. Además hay varios guiños sarcásticos que no pasan desapercibidos para el léctor, lo que le harán sonreír a pesar de la barbarie que se cuenta.

El autor no es omnisciente. No sabemos lo que piensan los personajes, ni cómo ocurrieron ciertos hechos, sólo podemos suponer (y Ibargüengoitia así nos lo recalca) lo que podían pensar o cómo pudo suceder. Que sea el lector quien decida.

Fuentes: Portada y sinopsis de página web de la editorial RBA Libros.
Reseña para Anika entre Libros