domingo, 27 de febrero de 2011

La sangre de los elfos (Andrzej Sapkowski)

Ficha técnica
Título: La sangre de los elfos
Autor: Andrzej Sapkowski
Editorial: Alamut
Número de páginas: 256
ISBN: 978-84-9889-007-5
Serie Geralt de Rivia: 3

Sinopsis
"En verdad os digo que se acerca el tiempo de la espada y el hacha, la época de la tormenta salvaje. Se acerca el Tiempo del Invierno Blanco y de la Luz Blanca. El Tiempo de la Locura y el Tiempo del Odio, el Tiempo del Fin. El mundo morirá entre la escarcha y resucitará de nuevo junto con el nuevo sol. Resucitará de entre la Antigua Sangre, de Hen Ichaer, de la semilla sembrada. De la semilla que no germina sino que estalla en llamas. ¡Así será! ¡Contemplad las señales! Qué señales sean, yo os diré: primero se derramará sobre la tierra la sangre de los Aen Seidhe, la Sangre de los Elfos..."
Aen Ithlinnespeath, profecía de Ithlinne Aegli aep Aevenien 



Opinión
Es el tercer libro de la saga y con él se puede decir que comienza de verdad la historia, pues los dos anteriores estaban basados en relatos que nos han puesto en antecedentes para la gran historia que comienza en éste.


Hubo una gran batalla que culminó con la muerte de Calanthe la reina de Cintra, y con todo el reino en manos de los nilfgardianos. Muchos hechiceros y caballeros han muerto. Se supone que la pequeña Ciri también, pero ha conseguido sobrevivir y Geralt se la lleva con él para convertilar en bruja, pues ese es su destino ¿o no?

Pero surgen los problemas, hasta el momento sólo ha habido brujos y los maestros no saben manejar la situación por lo que Geralt no duda en recurrir a Triss Merigold, amiga y hechicera, para que les ayude con Ciri.

Merigold acude y se da cuenta de que Ciri es algo más que una simple bruja o hechicera: es la FUENTE. Es algo tan grande que termina convenciendo a Geralt de que deben hablar con Yennefer, algo que Geralt no quiere hacer.

Al mismo tiempo, hay asesinos buscando a Ciri ¿para matarla?

Este libro mantiene la tensión, quizá por ser ya una novela en sí, mejor que los anteriores. Sapkowski sabe como mantener en vilo la lectura y las resoluciones son sorprendentes. Estamos ante una modernización de la fantasía maś cercana al público.