jueves, 10 de marzo de 2011

Norte y Sur (Elizabeth Gaskell)

Ficha técnica
Título: Norte y Sur
Autor: Elizabeth Gaskell
Editorial: Alba editorial
Número de páginas: 544
ISBN: 978-84-842-8259-7


Sinopsis
A través de la historia de Margaret Hale, una joven del sur de Inglaterra que por circunstancias familiares se ve obligada a trasladarse al norte, Elizabeth Gaskell plasma los conflictos sociales y políticos derivados de la revolución industrial en la Inglaterra de mediados del siglo XIX. Para la heroína, el sur donde ha nacido simboliza el idilio rural; frente a él, el norte es sucio, rudo y violento. Sin embargo, a medida que va penetrando en ese nuevo mundo y sus distintos estratos –desde Bessy, la joven obrera enferma y su padre, líder sindical, hasta John Thornton, dueño de una fábrica textil, por quien siente una creciente atracción, tendrá que ir corrigiendo sus prejuicios; y del mismo modo, su condición de mujer subordinada evolucionará hacia una madura aceptación de sí misma y de sus sentimientos.

Opinión
Al principio pensé que estaba leyendo a una discípula de Jane Austen, pero después las cosas cambiaron.
Es el primer libro que leo de Elizabeth Gaskell y, la verdad, me ha encantado. Recrea muy bien los personajes y realza maravillosamente las diferencias que existían, o existen, entre las diferencias clases sociales.
Me ha dejado asombrada la gran distancia que hay entre el norte y sur de la época.
El sur maravilloso con sus campos, su gente encantadora, sin problemas, sólo pensando en bodas y fiestas (de ahí que pensase que tenía a Jane Austen delante), y el norte oscuro, frío y  gris, con sus fábricas, su gente sin cultura, sin afán de mejorar intelectualmente, donde sólo importa el dinero y donde se ve la más impactante de las pobrezas.
Margaret Hale, la protagonista, nos va ofreciendo la visión de las dos zonas con todo realismo. Su amor por el sur se irá trocando, poco a poco, por un gran amor hacia el norte, donde la gente vive más deprisa, pero con más pasión. A su lado conoceremos los primeros movimientos sindicales, el impactante mundo de la clase obrera y, sobre todo, nos enseñará que siempre hay esperanza.
Aunque todo hay que decirlo, me gusta más la Margaret Hale del final, cuando ya ha comprendido que no hay personas mejores ni peores y que todos están abocados a hacer algo que tal vez no está bien ante los demás.