miércoles, 4 de febrero de 2015

La escuela de los maridos. La escuela de las mujeres (Moliere)

Ficha técnica
Título: La escuela de los maridos. La escuela de las mujeres
Título original: (L'École des maris / L'École des femmes, 1661 / 1662)
Autor: Molière
Editorial: Cátedra

Nº de páginas: 304
ISBN:
9788437633084
1ª Edición: Septiembre, 2014
  
Sinopsis de la editorial


Cinco años, desde su llegada a París en 1658, necesitó Molière para imponerse, primero, como autor de éxito y, luego, como comediante del rey: el estreno de "La escuela de las mujeres" (1662) lo consagró definitivamente como el autor del momento en los escenarios cómicos y el preferido por el rey. Su habilidad para concebir o sentar los cimientos en ese lapso de tiempo de dos géneros nuevos, así como sus dotes de estratega de la comunicación, quedan demostrados durante ese quinquenio y otorgan a Molière la posibilidad de exhibir, con sus grandes obras posteriores, su capacidad para convertirse en el comediógrafo del siglo y marcar con su impronta la historia de la comedia en los siguientes. Con Molière suben al escenario preocupaciones que nunca antes lo habían hecho, dando sentido nuevo a una comedia de costumbres cuyo objetivo principal ya no es un divertimento simple, sino que suma, a esa reflexión sobre hechos de la vida social, una carga burlona y crítica que afecta a la vida moral. Aunque la lección de ambas "Escuelas" sería parecida: el amor es un gran maestro "que vuelve inventivo" y enseña a superar cualquier impedimento a la niña más ignorante, frente a los defensores de la rigidez moral opuestos al cambio en los usos sociales, "La escuela de las mujeres" supone, sin embargo, un salto cualitativo en el terreno escénico, no sólo respecto a "La escuela de los maridos", sino también a la construcción de la comedia como género, superando el esquematismo de la farsa italiana y dando a la comedia el estatuto de pieza mayor.

Opinión
Reseña para la editorial Anika entre Libros.
 
En "La escuela de los maridos", Molière nos presenta a dos hermanos, uno de ellos felizmente casado, y otro con la mira puesta en su pupila a quien ha educado con extrema rigidez. Solo el tiempo dirá cual de las dos hermanas será más virtuosa, aquella que tiene más libertad o quien vive bajo la vigilancia intensiva de su tutor.

"La escuela de las mujeres" también nos propone un matrimonio entre un tutor y su pupila. En este caso el tutor ha mantenido a su pupila en la más absoluta ignorancia, siendo educada en lo estricamente necesario. Sin embargo, el amor conseguirá derribar esa ignorancia y mostrará a la joven los efectos de un amor veraz.

El libro, que recoge estas dos obras cómicas, se inicia con una profunda introducción en la que además de hablarnos en profundidad de las mismas, nos menciona otros aspectos importantes relacionados con la vida de Molière que pudieron influir en la escritura de ambas.

La introducción se completa con una amplísima bibliografía y una cronología que comprende toda la vida y obras del autor.

En cuanto a las obras en cuestión son dos historias cómicas, cortas, que resultaría gratificante ver sobre un escenario. No es de extrañar que "La escuela de las mujeres" consagrase a Moliére como el autor  del momento, el rey de la comedia y el preferido del rey.

La maestría de Molière en el manejo de las escenas, de las palabras, de las situaciones, de la ironía y, sobre todo, de la crítica social hace que sus obras estén cargadas de una frescura sin igual para aquella época, y por qué no de la nuestra.

En "La escuela de los maridos", el autor nos plantea la disyuntiva sobre cuál es la manera más adecuada de tratar a una esposa o futura esposa. Por un lado tenenos a Ariste, quien opina que la mujer pueda expresar sus sentimientos con total libertad y comportarse conforme a su buen parecer. Y por otro lado está Sganarelle, quien es de opinión totalmente opuesta a su hermano, esto es, la mujer debe ser tratada con rigidez, siendo controlada en todos los aspectos, pues de lo contrario acabará engañando al marido.

Molière nos guiará a través de esta obra haciéndonos partícipes de las tretas que Isabel, la prometida de Sganarelle, llevará a cabo para tratar de evitar una boda que no desea para nada y sobre la que no tiene derecho a opinar.

En "La escuela de las mujeres", sin embargo, el autor nos muestra como la astucia de un hombre de bien que intenta mantener en la ignoracia a una joven muchacha con la que se pretende casar no acaba valiendo para sus fines, pues es precisamente esa ignorancia lo que la acercará al amor.

Es quizá, de las dos, esta última la mejor, tanto en escenografía como en ambientación, así como en la construcción de los personajes.

Tanto una como otra gozan de una sencillez que las hace cercanas a todo tipo de público, y conseguirán arrancar más de una sonrisa con el final que nos deparan.