jueves, 1 de diciembre de 2011

2012 (Whitley Strieber)


Ficha técnica

Título                 2012
Autor                 Whitley Strieber
Editorial              Minotauro
Nº de páginas     432

Sinopsis
El fin del mundo se acerca. Comienza la cuenta atrás.


Cada veintiséis mil años, la Tierra se alinea con el centro exacto de la galaxia. El 21 de diciembre de 2012 volverá a ocurrir. Los antiguos mayas calcularon que esta fecha marcaría el fin, no sólo de nuestra era.

El arqueólogo Martin Winters huye de la Pirámide de Giza justo a tiempo para ver cómo explota y de los escombros surge una gigantesca lente. Simultáneamente, los monumentos más antiguos de la humanidad saltan por los aires y dejan ver idénticas lentes. La Tierra está siendo invadida por seres que no son de este mundo.

El escritor Wylie Dale trabaja en su última novela, ambientada en la próxima alineación de la Tierra con el centro exacto de la galaxia, el momento que los mayas predijeron como el fin del mundo. Dale comienza a tener indicios de que lo que está escribiendo está sucediendo en una Tierra paralela. Si nadie lo evita, el 21 de diciembre de 2012, los portales se abrirán hacia el mundo de Wylie y una raza de invasores no sólo esclavizará a la humanidad, sino que devorará sus almas.

Opinión
Antes de nada decir que cogí este libro sólo por el título sin mirar la contraportada ¡Gran error! Seguro que os preguntareis por qué lo hice. Hace unos años leí "El testamento Maya" de Steve Alten que trataba sobre el 2012 y me gustó y me dije: "Éste será más o menos lo mismo". Pues no. Salvo en lo de que el fin del mundo podrá ser el día 21 de diciembre de 2012 y que el presidente de Estados Unidos es negro ¿Será esto una premonición? (cuando se escribieron los libros aún no había nada que predijera que Obama estaría en el poder), no se parecen en nada.

Pues esta va ser mi primera crítica negativa en el blog, pesándome mucho.

El primer capítulo comienza con Martin Winters en las pirámides de Giza. A medida que voy leyendo parece que la historia promete. Llegamos al segundo capítulo y comienza el problema. Creo que me he perdido. Vuelvo a releer las dos últimas páginas del primer capítulo para ver qué es lo que no me encaja. Comienzo a leer, de nuevo, el segundo capítulo. A pesar de que hay algo que chirría decido seguir adelante y es cuando descubro que Wylie Dale está escribiendo sobre Martin Winters. El primer capítulo es todo parte de la novela que escribe este autor. Por fin llega un momento en el que descubro que Dale escribe sólo lo que está pasando en el otro mundo paralelo en el que su doble podría ser Winters y del que se han apoderado unos extraterrestres.

Tenemos dos historias paralelas.
Por un lado Martin Winters que acaba siendo perseguido por las fuerzas de seguridad de los EEUU debido a sus conocimientos, o a lo que se supone que creen que sabe, y por los extraterrestres. Ve como su familia es destruída. Su hijo desaparece y a su mujer e hija les roban el alma con la luz que emanan las potentes lentes que acaban de surgir donde antes había grandes monumentos de la humanidad.
Lo que aún no me ha quedado claro es para que querían las almas estos extraterrestres.

Por otro tenemos a Wylie Dale escribiendo la historia de esta familia que interpreta que puede ser la suya. Hasta que llega un momento en el que tiene escribir para ayudar a Martin a escapar y para que los extraterrestres no consigan introducirse en nuestro mundo.

La verdad es que a medida que iba leyendo me asombraba más. Los seres fantásticos que habitaban nuestra mente de pequeños existen de verdad pero son capaces de pasar entre los mundos para ocultarse de nuestra vista. Los miles de personas que se quedan sin alma son como zombis, aunque no agresivos. La verdadera apariencia de los extraterrestres es de reptiles (¿alguien se acuerda de la serie V?). Para parar a los invasores lo mejor es pensar que no existen (nos acabamos de convertir en avestruces) .

Lo he visto todo muy surrealista y muy poco creíble. Los personajes no están nada bien definidos, parecen forzados. No he logrado empatizar con ellos. Apenas hay acción. Desde mi punto de vista ha sido una novela muy floja, que no ha sabido aprovechar el tema y desde luego la película de Roland Emmerich no se basa en este libro como pretenden hacer creer.

En resumidas cuentas: no me ha gustado. Aunque tiene sus momentos.

Puntuación: 1