sábado, 31 de diciembre de 2011

Balance Fin de Año

Ayer hice el recuento de las lecturas anuales. Hoy toca hacer el balance de imprescindibles, negativos y demás. En general he disfrutado con casi todas las lecturas, por lo que se puede decir que he tenido buen ojo con los libros y que las críticas que he leído son acertadas.

Tengo libro electrónico desde hace dos años: el Woxter Scribba. Estoy contenta con él, pero sólo me ha servido para comprar más libros físicos. Ahora con Amazon y con la propuesta de Ediciones B tal vez lo utilice más. Aún así me sigue gustando más el formato papel. El tacto de las hojas, de la portada, el olor del libro y el espacio que ocupa... (un día de estos voy a vivir fuera de casa para que quepan en ella todos los libros).

A lo que íbamos. Aquí va mi top ten de imprescidibles o que han significado algo para mí durante este año, ordenados cronológicamente:

1. La caída de los gigantes (Ken Follet)
2. La trilogía de Escipión (Santiago Posteguillo)
3. Norte y Sur (Elizabeth Gaskell)
4. Criadas y señoras (Kathryn Stockett)
5. Prométeme que serás libre (Jorge Molist)
6. Ollos de auga (Domingo Villar)
7. Mar de fuego (Chufo Llorens)
8. 1984 (George Orwell)
9. El eterno olvido ( Enrique Osuna)
10. Crónica insignificante (Emilio Casado Moreno)

Respecto a los dos últimos (El eterno olvido y Crónica insignificante) les tengo un cariño especial porque es la primera vez que dos escritores me envían su obra para que pueda disfrutar con ella y después os exprese lo que me ha parecido (Crónica insignificante la reseñaré a la vuelta de mis vacaciones navideñas que comienzan hoy, pero os auguro buenas críticas). Además son dos novelas que merecen la pena. 
Muchas gracias a Enrique Osuna y a Emilio Casado.

Y ahora van las lecturas que me han defraudado:
1. 2012 (Whitley Strieber)
2. El ocho (Katherine Neville)

Tal vez esperaba otra cosa de estas lecturas y por eso no han llegado a gustarme. O, como dice mi marido, tal vez leo demasiado y soy más crítica. Aunque lo de crítica lo dudaría teniendo en cuenta que de tantas lecturas sólo dos me han defraudado lo suficiente como para estar aquí.

Sólo me resta daros las gracias a todos los que os pasais por el blog para leer mis impresiones y desearos un feliz