lunes, 2 de julio de 2012

La isla de Bowen (César Mallorquí)

Ficha técnica
Título: La isla de Bowen
Autor: César Mallorquí
Editorial: Edebé
Nº de páginas: 512
ISBN:  9788468304274
Año: 2012
1ª Edición: Enero, 2012
 Colección: Premio Edebé de Literatura
Sinopsis
1920. Todo comenzó con el asesinato del marinero inglés Jeremiah Perkins en Havoysund, un pequeño puerto noruego situado en el Ártico, y con el misterioso paquete que, antes de morir, Perkins envió a Lady Elisabeth Faraday. O quizá la historia empezara antes, cuando se descubrieron unas extrañas reliquias en el interior de una viejísima cripta medieval, pues fue precisamente una de esas reliquias imposibles la causa de que el malhumorado profesor Ulises Zarco, director de la sociedad geográfi ca SIGMA, se embarcara en una aventura inimaginable a bordo del Saint Michel. Tanto Zarco como su ayudante, Adrián Cairo, han recorrido el mundo enfrentándose a toda clase de peligros, igual que el capitán Verne y su tripulación, o el joven fotógrafo Samuel Durango, e incluso las dos damas inglesas que les han solicitado ayuda; pero ninguno de ellos estaba preparado para afrontar el temible misterio que envuelve a la isla de Bowen, más allá del Círculo Polar Ártico.

Porque, como decía Sherlock Holmes: «Cuando se ha eliminado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad».
Opinión
Reseña para Anika entre Libros.
 
Año 1920. Elisabeth Faraday y su hija Katherine acuden a Ulises Zarco, un profesor huraño y un tanto peculiar, para que les ayude a encontrar a su esposo y padre, el tambien investigador, John Foggart. Con bastante reticencia éste decide ayudarlas, y así se embarca en el Saint Michel, junto con sus compañeros y las dos mujeres, rumbo a una de las mayores aventuras de su vida y en la que realizará descubrimientos asombrosos cuya naturaleza es más sorprendente.

Sin embargo, tendrán que sortear la férrea vigilancia a la que los somete el empresario multimillonario Aleksander Ardán.
 
A las pocas páginas de comenzar la novela uno ya se da cuenta de que debe ser un claro homenaje a aquellos autores de aventuras que nos han acompañado en nuestra infancia: Julio Verne, Robert Louis Stevenson, Arthur Conan Doyle, H.G. Wells, etc. Al ir avanzando, esta ligera insinuación comienza a cobrar fuerza, aunque por si alguien no se da cuenta (o más bien para iluminar a los potenciales lectores jóvenes que tal vez no conozcan a tan grandes autores) César Mallorquí nos habla de este homenaje al final del libro. Además, como bien dice, queda más que patente su admiración por Julio Verne pues uno de los coprotagonistas es Verne, el capitán del Saint Michel, el capitán Nemo aparecerá de refilón con su Nawtilus y leyendo, leyendo seguro que encontraréis más analogías u otros personajes propios de sus novelas.

Nos encontramos, pues, ante una típica y clásica novela de aventuras, en la que el misterio, la emoción, la intriga, los viajes e incluso el romance imperan en cada una de sus páginas.

Le encuentro un problema a esta novela: es muy adictiva. Es imposible parar de leer, siempre acaba sucediendo algo que hará que lo pospongas un poquito más y un poquito más.

Los personajes que nos acompañarán en esta trepidante aventura son los típicos de toda novela del género que se precie. Ulises Zarco, un profesor gruñón e irascible y con poca empatía; Adrián Cairo, un ayudante más templado que intenta limar las asperezas entre el profesor y el resto de los acompañantes; Samuel Durango, un joven fotógrafo, el novato de la expedición; el capitán Verne, que dirige con mano firme su amado barco el Saint Michel; Elisabeth Faraday, quien dará más de una lección a Zarco, Katherine Forggart, el personaje más débil y de más fácil influencia de todos. A todos ellos hay que añadir la tripulación del barco y al malvado Ardán, que perseguirá por todos los mares a nuestros amigos.

Para muchos seguro que estos personajes tan típicos les parecerán muy fríos y poco creíbles, pero hay que intentar ver más allá y vislumbrar lo que César Mallorquí nos quiere transmitir y que, desde luego, salta a la vista.

¿Quién puede decir que es una novela sólo para jóvenes? Es juvenil porque es de esas novelas que se comienzan a leer a una determinada edad y seguro que agradará más a ese tipo de público que a otro que busque lecturas maś complejas, pero está claro que los adultos también gozaremos con ella ante todos los recuerdos que nos traerá. Incluso me aventuraría a decir que seguro que tendrá más éxito entre el público adulto, siempre y cuando la gente sea capaz de olvidarse de los prejuicios que suelen acompañar a la etiqueta de “literatura juvenil” o como dice en la contraportada del libro “recomendada para mayores de 15 años”.


¿Os apetece adentraros dentro de una novela que os cautivará desde la primera hoja hasta la última, que no se pierde en historias complejas y que solo pretende ser entretenida?

Fuentes
Portada y sinopsis de la página web de Editorial Edebé.
Reseña para Anika entre Libros.