viernes, 16 de enero de 2015

El río sin retorno (Bee Ridgway)

Ficha técnica
Título: El río sin retorno

Título original:
(The River of No Return, 2013)
Autor: Bee Ridgway
Editorial: Plaza & Janes

Nº de páginas: 574
ISBN:
9788401384998
1ª Edición: Junio, 2014

Serie Río: 1

Sinopsis de la editorial

Una pareja de eternos enamorados lo ponen todo en juego enfrentándose incluso a las reglas del tiempo para estar juntos.
1812. El marqués Nicholas Falcott agoniza en un campo de batalla cuando un salto en el tiempo de doscientos años le transporta hasta el siglo XXI. Aterrizará en un hospital londinense con una identidad nueva. Nick anhela retroceder al pasado y regresar a los brazos de la mujer de quien está enamorado. Pero el Gremio, la poderosa élite que le ha salvado, tiene un principio básico: el tiempo es un río sin retorno, es imposible volver atrás.

Sin embargo, ahora el Gremio pide a Nick inesperadamente que infrinja sus propias reglas. Necesitan que regrese al pasado y recupere un talismán imprescindible para controlar el tiempo.

1815. Tras la muerte de su abuelo, Julia Percy descubre que ha heredado la capacidad de jugar con el tiempo. Aunque este poder puede exponerla a graves peligros, tal vez también le permita reunirse con su amado Nicholas y asegurar el futuro del mundo.

Opinión
Nicholas Falcott aparece en el siglo XXI tras hacer un viaje en el tiempo de forma inesperada. Tras rehacer su vida y adaptarse a la nueva situación, bajo la protección del Gremio, estos deciden que es el momento de regresar a su época para tratar de impedir una gran hecatombe que tendrá lugar en un futuro lejano.

En 1815, Nicholas deberá introducirse en el seno de un grupo denominado los ofan. Sin embargo, Nicholas empezará a tener sus dudas, que aumentarán al descubrir los poderes de Julia Percy para detener el tiempo.
 
Una vez terminada de leer esta maravillosa novela, nadie creería que es la primera historia que escribe Bee Ridgway.

Tiene todo los ingredientes para gustar tanto a los amantes de las novelas de aventuras, como de fantasía y de romántica.

A primera vista, y por lo que se deja deducir de la sinopsis, podría parecer que estamos ante una novela romántica que transcurre a lo largo de viajes en el tiempo de sus protagonistas. Nada más lejos de la realidad.

Aunque la historia comienza en 1815, cuando Julia Percy se despide, en el lecho de muerte, de su abuelo y se perfilan pequeños detalles de un posible manejo en el tiempo; la verdadera acción transcurre en el año 2013, cuando Nicholas Falcott es citado por los dirigentes del gremio en un lugar al que nunca debería volver, Londres.

A partir de esa citación, Nicholas recuerda como saltó desde el año 1812 hasta el 2003, algo que el propio protagonista aún no termina de comprender. Nos cuenta como fue recogido por un miembro del gremio que lo llevó a una especie de escuela donde tendría que ponerse al día sobre los usos, costumbres y tecnologías que se aplicaban en la actualidad, así como olvidar su forma de actuar y comportarse inherente a su condición.

El gremio, la poderosa sociedad que controla a todos los que saltan en el tiempo, tiene una serie de normas que todos tienen que cumplir: No hay retorno (al lugar de origen), no hay retorno (al momento inicial del salto), no se lo cuentes a nadie, obedece las reglas.

Sin embargo, las reglas a veces existen para infringirlas y eso es lo que deberá hacer Nick por orden del gremio: viajar a Londres, regresar a 1815.

De vuelta a su época, Nicholas se encontrará con importantes cambios, cambios que le harán hervir la sangre; solo los hermosos ojos de Julia Percy continuan siendo igual de maravillosos a como los recordaba.

En ese momento, Nicholas y Julia iniciarán una especie de cortejo, que de haber seguido todo su curso natural tal vez nunca habría tenido lugar. Sin embargo, cuando son dos las personas que controlan el tiempo, y sobre todo cuando aún no dominan ese control, todo puede pasar.

Por el medio de la historia, asistiremos a la lucha entre El Gremio y los ofan para encontrar un famoso talismán, que parece ser el único capaz de detener el final de la humanidad. Los ofan estarían dispuestos a colaborar con los miembros del gremio, sin embargo, estos sólo piensan en matar.

Julia tiene muy claro el lado en el que estará, pero ¿Nicholas?

Bee Ridgway consigue atrapar al lector desde la primera hoja, de forma que las más de 500 páginas que forman la novela se leen casi sin darse cuenta. Aunque al principio la acción es un poco lenta, debido a que Nicholas nos cuenta como llegó a formar parte del Gremio, una vez ya situados en la historia, ésta comienza a girar vertiginosamente, llevándonos de sorpresa en sorpresa y haciendo que el lector tenga el corazón en vilo, de forma que es imposible dejar de leer.

Lo peor es no saber desde el principio que se trata de una serie, saga o trilogía, y averiguarlo justo cuando se llega al final puede dejar a más de uno un poco enojado. ¿Para cuándo la segunda parte? Eso no se sabe, pues ni siquiera está publicada en inglés. Ahora sólo resta  esperar.

Una novela ideal para dejarse llevar esas tardes de lluvia.