martes, 27 de enero de 2015

La formación de Inglaterra (Isaac Asimov)

Ficha técnica
Título: La formación de Inglaterra

Título original: (The Shaping of England, 1969)
Autor: Isaac Asimov
Editorial: Alianza Editorial

Nº de páginas: 354
ISBN:
9788420688374
1ª Edición: Julio, 2014

Serie: Historia universal Asimov
 

Sinopsis de la editorial


La serie informalmente titulada “Historia Universal Asimov” reúne las obras dedicadas por el gran novelista y divulgador científico a la evolución política, cultural y material de la especie humana. “La formación de Inglaterra” abarca el periodo que va de finales del Neolítico y comienzos de la Edad del Bronce -cuya principal manifestación es Stonehenge-, a la aceptación de la Carta Magna por el rey Juan sin Tierra (1215), comprendiendo, por lo tanto, la hegemonía romana de la isla, su cristianización, el periodo anglosajón -caracterizado por la existencia de los siete reinos- y la unificación bajo los normandos y la dinastía Plantagenet.

Opinión
Reseña para la editorial Anika entre Libros.
 
"La formación de Inglaterra" comprende las etapas desde finales del Neolítico hasta la Carta Magna que acabó aceptando el rey Juan sin Tierra. 

Asimov no escatima detalles sobre la hegemonía romana en la isla, así como el periodo anglosajón y la posterior llegada de los normandos.

Mucho se presume en España de la amplia diversidad cultural que siempre ha existido en nuestro país desde tiempos inmemoriables. Después de leer "La formación de Inglaterra" descubrimos que no somos el único país que se puede vanagloriar de que por sus tierras hayan pasado distintos pueblos a lo largo de la historia.

Asimov nos muestra como a lo largo de los siglos, hasta el siglo XIII cuando los Plantagenet se implantaron como los dueños del país, diversos conquistadores han intentado hacerse con la gran isla. Los primeros conquistadores más destacados han sido los romanos, que con el paso del tiempo y tras múltiples escaramuzas, que no batallas, exceptuando algunas que pueden considerarse como tales, acabaron abandonando la isla por la dificultad que entrañaba defenderla de los continuos ataques que venían del norte y del mar. Algo lógico teniendo en cuenta los medios de que disponían en aquella época y que se trataba de una de las mayores islas conocidas.

Otro de los grandes pueblos en los que Asimov se detiene es el sajón. Este pueblo tampoco era originario de la isla y consiguió asentarse durante una buena temporada. Aquí cabe destacar algún que otro rey con buenas ideas, pero sobre todo las consabidas intrigas políticas propias de todos los habitantes del planeta.

Posteriormente los normandos arrasaron con todo lo sajón, pero más que una guerra cruenta y sanguinaria, la victoria normanda se debió más a la suerte y al azar, amén de imponer su cultura entre las altas esferas.

Pueblos como los pictos y los anglos, entre otros, que se pueden considerar los primeros habitantes de la islas, los originarios, se han visto relegados y destruidos por los invasores.

La cuestión religiosa también es tratada en este libro, como no podía ser de otra forma ya que hubo épocas en las que el clero era quien decidía prácticamente tanto las cuestiones políticas como dinásticas.

Asimov también nos muestra de pasada las leyendas propias de Inglaterra asociándolas al momento en que surgieron. Así nos encontramos con Bruto como bisnieto de Eneas, Robin Hood, Arturo, el rey Lear y Macbeth.

No penséis que os encontraréis con el típico ensayo. Asimov nos muestra con amenidad y rigor todos estos datos históricos. Con su estilo de novelista consigue que disfrutemos de su forma de mostrarnos sus amplios conocimientos en este tema.

Tal vez hay quien piense que el estudio se queda corto pues termina justo con la aceptación de la Carta Magna por Juan sin Tierra, pero creo que es justo que termine ahí por ser acordes con el título "La formación de Inglaterra". Con los Plantagenet se acabaron las invasiones de Inglaterra, ellos se hicieron amos y señores de toda la isla. Las guerras internas y rencillas son otro asunto. Lo que sí está claro es que desde ese momento Inglaterra empezó a tener cierta importancia, pero su época de nación conquistadora ya sería propio de otro libro.

Para localizar mejor la información por si nos interesa algún aspecto concreto, el libro se completa con un índice onomástico y otro cronológico, así como árboles genealógicos de los reyes ingleses de los que se habla en este libro.