jueves, 15 de enero de 2015

Una trampa para cuervos (Ann Cleves)

Ficha técnica
Título: Una trampa para cuervos

Título original
(The Crow Trap, 1999)
Autor: Ann Cleves
Editorial: Maeva

Nº de páginas: 455
ISBN: 
9788415893394
1ª Edición: Julio, 2014

Serie Vera Stanhope, 1

Sinopsis

La bióloga Rachel Lambert llega a los Peninos del Norte, un fascinante paisaje entre Inglaterra y Escocia, para liderar un proyecto medioambiental, junto con Anne, una botánica local, y Grace, una zoóloga a la que no conoce. Al llegar a su refugio, Rachel se encuentra el cadáver de una vieja amiga que, aparentemente, se ha suicidado; pero enseguida empieza a sospechar que alguien la ha matado. Tras otra muerte inexplicable, la inspectora Vera Stanhope, una mujer madura que no siempre utiliza los métodos más ortodoxos, aparece en escena. Una fascinante novela negra ambientada en una sugerente zona rural que pone en escena un supuesto suicidio, tres personalidades femeninas fuertes y una opaca investigación con muchos intereses ocultos.

Opinión
Rachel tiene que hacerse cargo de un proyecto de investigación medioambiental en los Peninos del Norte. Cuando llega al lugar se encuentra con el suicidio de su amiga Bella. Rachel decide investigar lo que hay tras este suicidio.

Poco después la muerte ronda otra vez alrededor de Rachel y sus compañeras de proyecto. Esta vez se trata de un asesinato. Vera Stanhope es la encargada de resolver el caso. Un caso muy relacionado con sucesos del pasado.

"Una trampa para cuervos" es el primer libro de una serie compuesta, por el momento, por seis libros.

La protagonista de esta nueva serie es Vera Stanhope, una inspectora con un ligero sobrepeso que viste con cierta dejadez: vestidos deshilachados, sandalias cuando llueve o botas de agua con calor. Su aspecto físico deja un poco que desear, pero sus métodos de trabajo dan resultados, aunque estén basados pura y simplemente en los cotilleos y en facilitar cierta información sabiendo que será recompensada con más información a cambio.

La trama del libro en cuestión está estructrada en tres partes claramente diferenciadas.

La primera de ellas está narrada desde la perspectiva de cada una de las investigadoras medioambientales: Rachel, la bióloga, que se puede considerar la verdadera protagonista de la historia; Anne, la botánica, que con sus líos amorosos se verá entre las cuerdas para intentar ocultar su romance extramatrimonial con el empresario encargado de llevar a cabo el proyecto; Grace, la zoóloga, a quien nadie parece conocer, pero que está acreditada por su buen hacer.

Grace, la víctima, parece conocer muy bien la zona; al mismo tiempo su manera de actuar preocupa a sus acompañantes. Pero esta manera de actuar tiene sus motivos, un oscuro y turbio pasado familiar está a punto de salir a la luz. Un secreto que jamás debería descubrirse será el origen de su asesinato.

Sin embargo, las investigaciones de Rachel, quien no estará conforme con las explicaciones del suicidio de su amiga Bella, destapará más secretos y, poco a poco, iremos descubriendo un mundo de intrigas, traiciones e identidades secretas.

La segunda parte nos muestra la evolución de la investigación. Tanto la que realiza Rachel sobre Bella, como la que lleva a cabo Vera sobre el asesinato.

La tercera parte nos muestra la investigación desde la perspectiva de Vera.

Aunque la historia está bien construida y los paisajes en los que se desarrolla son fantásticos, tal vez el ritmo sea un poco lento y el desarrollo de la investigación por parte de la inspectora no sea el más adecuado, pues se ve poco trabajado este aspecto.

Eso sí, el método deductivo empleado por Vera, el cual se basa en los cotilleos y en el análisis nos puede retrotraer a las novelas de Sherlock Holmes o las escritas por Agatha Christie, en las que se nos presentan a todos los protagonistas al principio y se nos van dejando pistas para encontrar al asesino.

 Una novela correcta a la que le falta un poco de dinanismo y más protagonismo por parte de Vera, pues parece que la protagonista es Rachel, aunque tal vez la veamos en otros libros... quién sabe.