lunes, 12 de enero de 2015

Las consecuencias económicas de la paz (John Maynard Keynes)

Ficha técnica
Título: Las consecuencias económicas de la paz

Título original:
(The Economic Conwequences of the Peace, 1919)
Autor: John Maynard Keynes
Editorial: RBA

Nº de páginas: 294
ISBN: 
9788490064566
1ª Edición: Noviembre, 2012  
Sinopsis de la editorial

Esta obra clásica del pensamiento económico, que consagró a Keynes como uno de los principales economistas de Estados Unidos y del mundo, es un sólido análisis del Tratado de Paz de Versalles firmado después de la Primera Guerra Mundial, donde el autor, indignado, ya advertía de que el tratado tendría unas consecuencias desastrosas en la economía alemana. Enviado a Francia para participar en la redacción
del tratado, Keynes señaló muy pronto su desacuerdo con el mismo. Puesto que sus opiniones no fueron escuchadas en aquel foro, Keynes dimitió y decidió dar a conocer sus puntos de vista en este libro, lúcido y apasionado, donde no solo habla de cuestiones económicas sino de las amenazas que se cernían sobre una civilización que, como se vio pocas décadas más tarde, agonizaba.

Opinión
Keynes nos ofrece un sólido análisis del Tratado de Paz de Versalles firmado tras la Primera Guerra Mundial. El autor advierte de las consecuencias desastrosas de este tratado para la economía Alemana y de las implicaciones que esto podría tener.
 
RBA nos ofrece la obra más emblemática y más conocida de John Maynar Keynes.
Este eminente economista nos cuenta que llegó a formar parte de los miembros redactores del Tratado de Paz de Versalles, con el que llegó a manifestar su auténtico desacuerdo por las barbaridades que exigían a una Alemania depauperada, víctima de la arrogancia de quienes la gobernaban y víctima de las ansias de venganza de los vencedores de la guerra.

Estos vencedores exigieron a Alemania unas cuantiosas cantidades destinadas a reparaciones de guerra. Cantidades tan astronómicas e irrisorias por la imposibilidad de llevarlas a cabo que cualquier lector que las analice, bajo los datos sumistrados por Keynes, se dará cuenta que dicho Tratado no sólo estaba destinado a satisfacer el resarcimiento de los males causados por los alemanes, sino que también pretendía exprimirlos y anularlos como potencia.

Keynes nos muestra las consecuencias nefastas que tendría llevar a la práctica dicho Tratado, consecuencias que con el correr del tiempo hemos visto que se han cumplido.

El autor acaba dimitiendo de las negociaciones ante la ceguera de los políticos ingleses, franceses y estadounidenses en primera línea, y el resto de las potencias aliadas.

Por un lado es entendible que los países perjudicados por la guerra, sobre todo Francia, quisieran un desquite por la esquilmación sufrida por parte de Alemania. Recuperar un país y hacer que funcione forma similar a como lo hacía con anterioridad a la guerra cuesta años de esfuerzo por parte de todos los ciudadanos. Tratar de resarcir las muertes de los soldados de cualquier país eso nunca se conseguirá aunque un país desaparezca de la faz de la tierra, que parece ser que era lo que pretendían los aliados imponiendo unos gravámenes económicos tan inoperativos.

Por otro lado, los dirigentes de cualquier país tienen que estar más allá de venganzas, represalias y demás. No se trata de perdonar, sino de pensar y llevar a cabo un castigo ejemplarizante que no dinamite la economía de los ciudadanos de un país, que puede que tengan, o no, culpa de hasta donde ha llegado su nación.