lunes, 7 de abril de 2014

Amantes Furtivos (Kat Martin)

Ficha técnica 

Título: Amantes furtivos

Título Original: (Wicked Promise, 1998)

Autor: Kat Martin

Traducción: Delia Lavedan

Editorial: B de Bolsillo

 Nº de páginas: 480
ISBN: 
9788498726947


1ª Edición: Septiembre, 2012
Saga Noblemen: 1


Sinopsis

Cuando el odioso Lord Bascomb trata de obligarla a casarse con él, Elizabeth Woolcott se ve forzada a acudir, contra su voluntad, a su influyente tutor, Nicholas Warring, conocido como el Conde Perverso, un personaje misterioso, apuesto y carismático, que cuenta con el poder necesario para rescatarla, pero también con un pasado que puede poner en peligro su reputación. Mujeriego sin escrúpulos, ha sido convicto por asesinato... y se ha salvado de la horca por un pelo.

Elizabeth no puede negar la atracción que siente, pero... ¿puede confiar en un hombre que ha matado?

Opinión
Reseña hecha para la web Anika entre Libros.

Nicholas Warring se convierte en el tutor de Elizabeth Woolcott, en contra de la voluntad de ambos, pero es lo mejor que pueden hacer para que la joven pueda escapar de Lord Bascomb.

A pesar del oscuro pasado y de la vida de libertinaje de Nicholas, más conocido como el Conde Perverso, Elizabeth acabará enamorada de él. Sin embargo, toda está en su contra, ya que es un hombre casado y además acabará siendo el principal sospechoso de un crimen brutal.

 
Kat Martin suele caracterizarse por crear historias llenas de fuerza, pasión y en las que abunda la tragedia. Como no podía ser de otra forma, "Amantes furtivos" matiene dichas características, pero predominando la parte trágica de la historia.

El protagonista masculino ya comienza la novela con una vida trágica a las espaldas como exconvicto por el asesinato de Lord Bascomb. Un asesinato, que conociendo a su antagonista, podemos dudar de calificarlo como tal pero que ha perjudicado a toda su familia, llevando a su hermana recluirse en un convento. De todas formas, y sin llegar a defender el hecho de una persona pueda llegar a matar a otra, teniendo en cuenta la época de la que hablamos y los hechos que presuntamente acaecieron, dicho asesinato estaría más que justificado y reitero lo dicho, sin que nadie pueda llegar a justificar el poder matar a otra persona.

Cuando Nicholas Warring regresa de saldar la deuda con la sociedad, todos le dan la espalda y no le queda más remedio que reunirse con jóvenes trepas, mujeriegos que no encuentran su lugar en la vida.

Sin embargo, todo esto cambia en cuanto se hace cargo de la tutela de Elizabeth Woolcott. La inocencia, ingenuidad y belleza de la muchacha hace que sus sentimientos empiecen a cambiar y que comience a replantearse su estilo de vida, sobre todo teniendo en cuenta que pronto tendrá que hacer su aparición ante la preciada sociedad londinense para buscarle un marido adecuado a la joven.

Elizabeth tampoco será ajena a la apostura del llamado Conde Perverso y a pesar de la fuerte pasión que surge entre ambos parece que nada ni nadie podrá impedir la búsqueda de marido para Elizabeth pueda paralizarse puesto que Nicholas ya está casado y que la joven se convierta en una amante más parece quedar descartado.

Sin embargo, Nicholas llega a plantearse el divorcio, lo que los alejaría definitivamente de vivir en la arcaica sociedad inglesa y tendrían que vivir recluidos en la casa de campo, lejos de todo y de todos. Pero antes de poder llevar a cabo el que podría ser el camino de la felicidad para ambos, la justicia volverá a caer implacable sobre el conde. Entonces comenzarán las dudas de Elizabeth, aunque se mantendrá firmemente a su lado.

Nicholas y Elizabeth siguen representando los personajes propios de la autora, ya que él es un hombre apuesto, altivo, de gran bagaje cultural, autosuficiente y al que no le importa para nada el qué dirán; mientras que ella es la representación de la inocencia, la imagen de alguien a quien instintivamente hay que proteger.

A lo largo de estos sucesos dramáticos, Nicholas y Elizabeth irán evolucionando y conociéndose más de lo que creían y así descubrirán que de las más grandes tragedias surgen los caracteres más firmes.

La tensión sobre el futuro de estos dos jóvenes se mantiene hasta el final, la intriga por saber si Lord Bascomb consiguirá sus objetivos impregnará cada página, porque es un personaje que siempre estará al acecho.

Por lo demás se trata de una novela de fácil lectura, en la que la autora consigue demostrar que también tiene arte para esbozar una novela de misterio.
Amor, tragedia, misterio ¿se puede pedir más?