jueves, 10 de abril de 2014

Los hemisferios (Mario Cuenca Sandoval)

Ficha técnica 

Título: Los hemisferios
Autor: Mario Cuenca Sandoval
Editorial: Seix Barral
Nº de páginas: 540
ISBN:  9788432221033
1ª Edición: Enero, 2014


Sinopsis
La pérdida de una mujer deseada funciona como big bang de una trama que se dispara en dos direcciones. Para cartografiar en su conjunto esta pasión, el lector deberá atravesar los paralelos de este universo narrativo, trazar el itinerario de una obsesión amorosa en dos historias que funcionan como espejos deformantes.
Un París detenido en el nuevo romanticismo de los ochenta, una isla nórdica por la que se desarrolla una alucinada road movie, un episodio de vampirismo en la Barcelona de la Transición, un descenso órfico a los infiernos, una expedición al volcán que se alza en el centro de una isla de la mente. Todo esto cabe en la espiral de una pasión.
Mario Cuenca Sandoval es un narrador de una solvencia poco común; sólo desde una prosa
hipnótica, exigente y alucinada es posible plantear una novela tan peculiar como seductora, un artefacto narrativo que se divide en dos mundos alternativos, dos formas de ser, de entender el arte y el cine en todas sus variantes, que arrojan experiencias estéticas de lectura completamente diferentes: la elegancia del suspense al más puro estilo del Hitchcock de Vértigo, o la inspiración visionaria del Dreyer de Ordet.

Opinión
Reseña hecha para la web Anika entre Libros.

Gabriel y Hubert tienen un accidente de coche, en Palma, en sus años universitarios a raíz del cual muere una mujer. Poco a poco los dos amigos se irán distanciando.
Ya adultos, Hubert retoma el contacto con Gabriel, quien acaba manteniendo una relación con la amante del que fuera su amigo, pues le recuerda a la mujer que habían atropellado y que llegó a convertirse en una auténtica obsesión para Gabriel. 
Por otro lado tenemos a Marianne paralizada en una cabaña de una isla nórdica. No se puede mover, no siente nada, pero nos cuenta una historia, la historia de sus recuerdos.

El autor nos propone una lectura que para muchos puede resultar complicada, cuando, en realidad, sólo se trata de prestar atención a los detalles y matices narrativos. Es quizá, más que complicada, una lectura densa, profunda, de mucho calado.

A lo largo de las páginas, Cuenca Sandoval nos va introduciendo, muy bien hilados por cierto, en los planteamientos de grandes pensadores franceses y nos va llevando de la mano a través de fragmentos de dos películas de gran renombre Vértigo, de Alfred Hitchcock, y La palabra, de Carl Theodor Dreyer.

En realidad, en esta novela nos encontramos con dos historias que intentan confluir en una especie de debate, una interrogación trasladada al lector que acabará sumergido en un mundo de continuas contradicciones.

No es posible encontrar una unidad entre las dos partes de la novela, más bien son dos líneas paralelas en busca de una mujer fallecida, pero cuya imagen, por la traumático de su muerte, queda para siempre grabado en la retina de nuestro protagonista. Los personajes de ambas historias asumen papeles similares pero identidades distintas, lo que puede dar lugar a confusión en el lector. El propio autor ha llegado a decir que el lector decide donde confluyen las dos historias.

Lo más llamativo y característico de "Los hemisferios" es la fuerza narrativa, la vivacidad y crudeza de las imágenes que van surgiendo en nuestra mente a través de la escritura impactante del autor. Cuenca Sandoval quiere implicar al lector en su novela, hacerle partícipe de la misma, pero no todos estarán a la altura de semejante expectativa y pocos serán capaces de superar el horror y el dolor de la realidad que nos rodea.

No es una novela para todos los públicos, pero merece la pena leerla, aunque sólo sea para abrir nuestra mente y descubrir un tipo de literatura diferente, que tiene una fuerza y una belleza que surge del interior de cada frase.