lunes, 7 de julio de 2014

El destino también juega (Pilar Cabero)

Ficha técnica
Título: El destino también juega
Autor: Pilar Cabero
Editorial: Vergara
Nº de páginas: 400
ISBN:  9788415420699
1ª Edición: Febrero, 2014   
 


Sinopsis


Francia, 1722. Desde que sufriera el accidente por el que se lo licenció del ejército, Gaston Bonnet se dedica a cazar delincuentes, mientras ahorra para terminar de pagar y dejar en condiciones el caserón que compró años antes en su Auvernia natal.
Émilie Laforet, una joven del lugar, ha rechazado a su último pretendiente. Su padre le da un ultimátum: o se casa con el hijo de un amigo, que vive en Pamplona, o toma los hábitos. Émilie termina aceptando la boda. Puesto que los caminos están llenos de salteadores, el coronel Laforet contrata a Gaston para que les acompañe.

Pese a que el viaje no presenta dificultades, Émilie terminará complicándolo y Gaston deberá protegerla hasta llegar a Pamplona. Pero ¿quién los protegerá de los juegos del destino?

Opinión

Reseña hecha para la web Anika entre Libros


El padre de Émilie Laforet le da un últimatum, tras el rechazo de la joven por el último de sus pretendientes. O se casa con el hijo de un amigo o ingresa como novicia en un convento.

Émilie elige la boda, por lo que deberá partir hacia Navarra para celebrar allí la misma.

Gaston Bonnet, capitán licenciado debido a un accidente que lo ha dejado algo incapacidato, deberá  proteger a la joven hasta la llegada a su destino.
El viaje resulta más complicado de lo esperado, pues Émilie no acepta de buen grado el matrimonio que le ha impuesto su padre e intentará hacer todo lo posible por retrasar el viaje y no llegar a tiempo.

Cuando empezamos la lectura de "El destino también juega" pensamos que nos vamos con otra novela basada en una joven que quiere hacer valer sus derechos de elección sobre el que va a ser su marido y se empecina en rechazar pretendiente tras pretendiente hasta que aparezca el que a ella le parezca más adecuado, o bien aquel por el que su corazón suspira se anime a pedir su mano voluntariamente y no a través de un matrimonio concertado con su padre.

Lo que le da un toque original y divertido a la historia son los personajes, que deberán convivir a lo largo de un viaje que parece que nunca tendrá fin.

Émilie se nos muestra como una muchacha decidida y con valor. Sin embargo, esa imagen está bastante lejos de la realidad, pues poco a poco descubriremos cuál es el temor que le hacer rechazar a todos los pretendientes que hasta el momento le ha propuesto su padre. Será gracias a su cabezonería y terquedad lo que hará que pasemos los momentos más divertidos y también los más tristes de la historia. Incapaz de pensar en las consecuencias de sus actos o de ver más allá de sus intentos de frustrar la boda a la que le ha obligado su padre, intentará poner todas las trabas posibles a un viaje que le alejará para siempre de su Monbonnet del alma, el lugar en el que ha crecido y en el que esperaba vivir para siempre.

Gaston Bonnet es un soldado mujeriego y el gran soltero de oro de Monbonnet. Después de sufrir un terrible accidente en una de sus misiones, accidente del que conoceremos los detalles hacia el final del libro, decide que ya es hora de buscar un lugar en el que establecerse y para ello le compra un viejo caserón al padre de Émilie, con el consiguiente dolor de la muchacha. Con numerosas amantes a sus espaldas, el carácter alegre de Gaston se ha vuelto agrio y bastante ácido, con lo que no tendrá contemplaciones con Émilie, a la que deberá proteger hasta su llegada a Pamplona.

Sin embargo, aunque estos dos obtusos personajes se empeñen en llevarse mal, ya se conoce que donde hay mucho roce pueden acabar saltando chispas, y el rechazo inicial que ambos sentían acabará terminando en una pasión sin límites pero que, ambos saben, tiene los días contados.

A medida que vamos leyendo podemos entender la actitud de Émilie en muchas ocasiones, pero en otras llega a ser totalmente irritante, con comportamientos propios de una niña malcriada, punto que  a veces puede llegar a exasperar al lector, ya que lo natural es sentir cariño y empatía hacía los protagonistas y no lo contrario. Salvan la situación los diálogos y réplicas de Gaston, y las aventuras que vivirán a lo largo del camino, en las que tendrán que enfrentarse a salteadores, antiguos camaradas de Gaston, y viejos reclusos que buscan venganza. Y el final, seguro que dejará a más uno con la boca abierta, dentro de que es un final esperable en algún aspecto, en otros nos llevaremos una gran sorpresa.

Sin embargo, la novela goza de unas descripciones maravillosas en cuanto a los paisajes y lugares por los que pasan nuestros protagonistas, quienes transitan a lo largo de la Via Podiensis como el resto de peregrinos que se dirigen a Santiago.

La narración combina la tercera persona con la primera, utilizando esta última para mostrarnos directa y abiertamente, lo que piensan, en un momento dado, tanto Gaston como Émilie. Esto hace que sea fácil meterse en la piel de los protagonistas, con la salvedad ya mencionada.

Por lo demás la lectura es rápida ya que Pilar Cabero impregna todas sus páginas de una prosa fluida, fácil de seguir y con un ritmo ligero adecuado a la trama.

Creo que podemos esperar grandes novelas de Pilar Cabero, pues su forma de contar historias es deliciosa y elegante, pero también creo que es capaz de narrar historias novedosas y originales, que espero disfrutar en un futuro.