miércoles, 9 de julio de 2014

Eugenie Grandet (Honoré de Balzac)

Ficha técnica
Título: Eugénie Grandet
Título Original: (Eugénie Grandet, 1833)
Autor: Honoré de Balzac
Editorial: DeBolsillo
Nº de páginas: 210
ISBN:  9788490327470
1ª Edición: Abril, 2014   
 

Sinopsis


Como dijo Oscar Wilde, el siglo XIX es un invento de Balzac. Dentro de La comedia humana, el vasto ciclo de su novelística, Eugénie Grandet ocupa un lugar cenital. La historia del avaro Grandet y de su hija Eugénie, que vive desgarrada entre la tiranía de su padre y su amor por un joven parisino, compone el mejor retrato coral de la sociedad francesa de la época, a la vez que presenta a algunos de los personajes más perfectos de la historia de la literatura. No en vano, esta novela ha sido a lo largo de los años la más persistentemente popular de cuantas escribió su autor.


Opinión

Reseña hecha para la web Anika entre Libros



Eugénie es hija del avaro Grandet, quien fue alcalde de Saumur. Su riqueza hace que dos de las familias más importantes del lugar se disputen su mano. Sin embargo, la aparición de Charles, sobrino de Grandet, hará que Eugénie se enamoré de él.

Sin importarle las represalias de su padre, Eugénie le dará todos los ahorros a su primo para que pueda empezar a saldar sus deudas y conseguir embarcar a las Américas en busca de fortuna. Antes de su marcha los jóvenes se prometen amor eterno. El tiempo, sin embargo, convertirá a Charles en un auténtico Grandet.

"Eugénie Grandet" es una de las obras más conocidas y destacadas de Honoré de Balzac, además de ser su primer gran éxito en el momento de su publicación. El autor integró la novela en el volumen Scènes de la vie de province perteneciente a la serie "La comedia humana".

Balzac nos muestra el contraste entre dos corazones totalmente opuestos: el de Grandet padre y el de Grandet hija. Por un lado tenemos al Grandet padre, un hombre mezquino, avaro, cuyo afán en la vida consiste en acumular más y más dinero, sin importarle los sentimientos de los demás. Si bien es cierto que al principio de la historia parece que su avaricia no atenta contra la dignidad de las personas, a medida que nos introducimos en su mundo vamos viendo como llega a perjudicar tanto la salud psíquica como física de quienes conviven con él. Vemos fragmentos en los que sus órdenes han de cumplirse a rajatabla aunque estén en contra de toda lógica, como el momento en que ordena apagar las chimeneas en el comienzo de la primavera, a pesar de las temperaturas gélidas, porque ya se acabó el invierno. Vemos como llega a tasar la comida de su familia y hasta el uso de las velas. Su mayor placer reside en la noche, cuando puede ver y tocar sus monedas de oro.

Por contra, Eugénie es toda inocencia e ignorancia. A pesar de las penurias que le hace sufrir su padre, es un muchacha noble y generosa, cuya falta de educación no le permite imaginarse una vida diferente a la que lleva junto a su familia.

Todo cambia con la llegada de Charles, el primo de Eugénie, quien no está acostumbrado a vivir lejos de París. La bancarrota de su padre hace que se vea obligado a tener que abandonar el país para intentar recuperar su fortuna y poder limpiar el nombre de su familia. Eugénie, quien se enamora del muchacho nada más verlo, está dispuesta a enfrentarse a su padre para hacer la visita del joven más agradable aunque para ello tenga que incumplir con las normas de austeridad impuestas por su Grandet.

Cuando su padre se entera de que Eugénie le ha dado todos sus ahorros, en monedas de oro, a Charles, su furia no tendrá parangón con cualquier enfado anterior y la muchacha se verá recluida.

Balzac nos ofrece en tan pocas páginas dos temas importantes y sobre los que habría mucho que debatir. La avaricia y el amor. Muestra muy claramente cómo quien tiene el dinero tiene el poder sobre las personas, las leyes y los sentimientos: Pero la avaricia no puede contra el amor en su versión más pura, cuando este emana del propio espíritu.

La realidad que nos plasma el autor, aunque escrita con casi dos siglos de distancia, no nos es tan lejana, pues desgraciadamente vemos día a día como quien tiene el dinero tiene el poder, y estas personas son capaces de todo, o por lo menos casi todo, por conseguir más, sin importarles nada ni nadie, sólo su afán de poseer.
 
Es increíble y maravilloso como en tan pócas páginas Balzac es capaz de hacer confluir personajes tan contudentes y característicos. Así cada uno de ellos juega su pequeño e importante papel, de forma que casi parecería un sacrilegio que alguien los eliminase de la escena.

Además de la historia en sí, que es buenísima y está maravillosamente narrada, lo que más me ha gustado han sido las descripciones. Con una maestría propia de los grandes autores del siglo XIX, el autor nos deleita con unas sublimes y magistrales descripciones que, amén de ser abundantes y generosas, nos introducen en la historia de una forma tan sumamente deliciosa que es casi una irreverencia el terminarlas para hacer que los personajes nos muestren sus diálogos.

El único punto negativo que le daría a esta edición sería las notas al final de la novela. Desde mi humilde punto de vista, creo que las notas estarían mejor ubicadas en la página respectiva donde aparece la palabra que tratán de explicar, sin tener que andar rebuscando la cita.

Para aquellos que tiene miedo a los clásicos, sólo me resta informarles que existen varias versiones cinematográficas sobre la novela, algunas no muy fieles, pero que tal vez consigan hacer perder ese miedo a una gran literatura, y asi decidan embarcarse en la lectura de esta maravillosa historia. 

Es increíble y maravilloso como en tan pócas páginas Balzac es capaz de hacer confluir personajes tan contudentes y característicos. Así cada uno de ellos juega su pequeño e importante papel, de forma que casi parecería un sacrilegio que alguien los eliminase de la escena.

Además de la historia en sí, que es buenísima y está maravillosamente narrada, lo que más me ha gustado han sido las descripciones. Con una maestría propia de los grandes autores del siglo XIX, el autor nos deleita con unas sublimes y magistrales descripciones que, amén de ser abundantes y generosas, nos introducen en la historia de una forma tan sumamente deliciosa que es casi una irreverencia el terminarlas para hacer que los personajes nos muestren sus diálogos.

El único punto negativo que le daría a esta edición sería las notas al final de la novela. Desde mi humilde punto de vista, creo que las notas estarían mejor ubicadas en la página respectiva donde aparece la palabra que tratán de explicar, sin tener que andar rebuscando la cita.

Para aquellos que tiene miedo a los clásicos, sólo me resta informarles que existen varias versiones cinematográficas sobre la novela, algunas no muy fieles, pero que tal vez consigan hacer perder ese miedo a una gran literatura, y asi decidan embarcarse en la lectura de esta maravillosa historia.