jueves, 17 de septiembre de 2015

Antojo de violetas (Martine Bailey)

Ficha técnica
Título: Antojo de violetas

Título Original: (An Appetite for Violets, 2014)
Autor: Martine Bailey
Editorial: Bóveda
Nº de páginas: 508
ISBN:
9788415497769
1ª Edición: Mayo, 2015
 

 
Sinopsis de la editorial

Así pasa con nosotros, los criados. Nadie te presta mucha atención: eres casi invisible, como el mobiliario; sin embargo tú oyes una conversación por aquí y añades un poco de chismorreo por allá. Un escritorio se ha quedado abierto y encuentras algo, algo que no debías haber encontrado.Biddy Leigh, impulsiva ayudante de cocinera en la imponente mansión de Mawton Hall, desea fundar una familia con Jem Burdett y abrir su propia taberna. Pero cuando Sir Geoffrey, su anciano señor, se casa con la joven y enigmática Lady Carinna, Biddy se dejará arrastrar, sin darse cuenta, por un mundo de maquinaciones, secretos y mentiras.Obligada a acompañar a su nueva señora a Italia, Biddy lleva consigo un antiguo libro de recetas caseras, La joya de la cocinera, en el que toma nota de sus observaciones. Al verse enredada en un horrible complot, Biddy se da cuenta de que los secretos que guarda tal vez sean la clave de su supervivencia… o, tal vez, de su perdición. Antojo de violetas es una historia apasionante sobre un misterio, una obsesión y la buena mesa.

 
Opinión
Reseña para la editorial Anika entre Libros.

Biddy no desea más que casarse con su novio y fundar una familiar. Sin embargo, todos sus planes de futuro deberán esperar tras la boda de su señor con Lady Carinna.

Cuando la joven decide viajar a Italia decide llevarse a Biddy con ella, quien sin quererlo se verá envuelta en una serie de intrigas, robos y maquinaciones por parte de las personas del círculo de la joven Lady.

Al calor de los abundantes programas culinarios, Martine Bailey nos presenta una novela original basada en la cocina y los viajes de una familia aristocrática del s.XVIII.

La historia tiene tres narradores diferentes. Sabemos cuando empieza la narración de cada uno de ellos por los distintos dibujos o escritos que hay al inicio de los relatos.

Por un lado está Biddy, la protagonista principal, cuya narración es la más extensa, como es lógico. Los capítulos en los que ella es la narradora comienzan por una receta típica o por algún que otro consejo culinario. Estas recetas veremos que aparecen después a lo largo de la novela. Eso sí, si alguien pretende llevarlas a la práctica, alguna que otra puede resultar un tanto complicada, no sólo por las medidas empleadas (celemines o libras), sino por la localización de algunos ingredientes como los granos de perlas y las piedras preciosas machacadas, por ejemplo.

Otros capítulos están narrados por Humphrey Pars, el administrador. Estos capítulos, los menos numerosos ya que sólo tienen lugar antes del viaje a Italia, comienzan por dos plumas entrecruzadas y no constan de una narración propiamente dicha, sino de se basan en una correspondencia que mantiene con su hermano y en la que le cuenta algunos aspectos y detalles que servirán para esclarecer parte de esa historia previa.

El último narrador está en tercera persona y nos habla de las andanzas de Loveday. Sus capítulos comienzan por una especie de icono que puede referirse a su cultura y estilo de vida antes de ser capturado.

Los capítulos de Biddy son los más interesantes porque son los que más no meten en la historia. Además su forma de narrar, con el lenguaje propio de una persona de su condición, nos ofrecerá una lectura fresca, original y divertida, a veces salpicada de ironías y temores, más que fundados.

Además de Biddy, que ve como su mundo cambia tras el matrimonio de su anciano señor, otro personaje que consigue atrapar al lector es Lady Carinna. La nueva señora de la casa tiene un cierto halo de misterio, propiciado por los muchos secretos que guarda, así como por las maquinaciones, intrigas y enredos en los que se ve envuelta y que atraparán a Biddy.

La historia nos muestra las grandes diferencias sociales entre los señores y sus criados, que salvo aquellos que son de su confianza, y en ocasiones incluso estos, son como personas invisibles, seres que transitan por la casa y cuyo lugar natural es estar ahí, haciendo lo que los dueños del hogar no están dispuestos a hacer. Sin embargo, son los criados los que más saben sobre la vida familiar y todos sus secretos.

Una novela ideal para el verano, fresca, ligera, entretenida y sin grandes pretensiones.