jueves, 10 de septiembre de 2015

Objetos perdidos (Brooke Davis)

Ficha técnica
Título: Objetos perdidos

Título original: (Lost & Found, 2014)
Autor: Brooke Davis
Editorial: Umbriel
Nº de páginas: 282
ISBN:
9788492915583
1ª Edición: Febrero, 2015
 

 

Sinopsis de la editorial
Una novela sobre el dolor y la pérdida que Brooke equilibra con humor y la alegría de vivir.

Una historia diferente sobre la vida y la muerte.

Millie Bird nos ganará el corazón. Millie Bird es un niña diferente a las demás, con tan sólo siete años recoge en su cuaderno su particular filosofía de vida e interés por la muerte. No entiende que sea un tema tabú para los adultos. En su libreta “Libro de Cosas Muertas” apunta todo lo que van muriendo a su alrededor ya sea una araña que mata su padre o el gato del vecino. Ella les hace su particular homenaje. Hasta que conoce en primera persona lo que es la pérdida de un ser querido y todo a su alrededor cambiará. Millie se siente abandonada, pero en su camino se cruzará con Karl, un anciano que se ha escapado de un geriátrico porque no se adaptaba en ningún sitio tras la muerte de su esposa. Y a ellos se unirá su vecina Agatha Pantha, una anciana recluida en su casa y que tiene la rutina de sentarse en una silla y mirar por la ventana. Broke Davis ha creado una historia intrépida y ocurrente, capaz de sorprender al lector entrelazando el humor, la ternura y muchas reflexiones sobre temas tan importantes, como el envejecimiento, la muerte, los lazos familiares, el amor o la maternidad. Pero lo que no nos dejará indiferentes son su trío de protagonistas -una niña con una visión diferente de la muerte, un simpático anciano que decide vivir sin prejuicios y una viuda cascarrabias que demuestra tener un gran corazón- que nos harán vibrar y emocionar.
 
Opinión
Reseña para la editorial Anika entre Libros.

Poco después de la muerte de su padre, Millie es abandonada por su madre en un gran centro comercial. Ella no entiende nada pero algo le impulsa a buscarla.

Karl escapa de un centro geriátrico donde lo ha internado su hijo y acaba viviendo a escondidas en el centro comercial en el que es abandonada Millie.

Agatha Pantha vive encerrada en su casa desde la muerte de su marido. Ha dejado de relacionarse con la gente y tiene un horario de "escasa" actividad que sigue a rajatabla. Desde su ventana ve como Millie regresa a su casa en busca de su madre.
Los tres acabarán uniendo sus vidas y comenzarán la búsqueda de la madre de Millie.

Nos enfrentamos a una novela difícil de definir, pero con un tema bastante claro: la vida y la muerte.

Por una parte es una historia tierna, de superación, optimismo y esperanza. Un canto a la vida.

Por otro lado es una historia dura y cruel, donde nuestros protagonistas sufren el más cruel de los destinos: el abandono de sus seres queridos.

Los tres protagonistas tienen un encanto especial y unas manías que los hacen entrañables a los ojos de los demás. Sin lugar a dudas la historia de Millie es la más triste y la que quizá nos llegue más al corazón, pero las vivencias de Karl y Agatha no se quedan atrás.

La autora nos ofrece una historia de contrastes y que nos infiere conclusiones sobre temas tan importantes como el envejecimiento, la muerte, la familia, el amor, la fidelidad, la amistad y un largo etc.

A lo largo de la historia nuestros amigos recordarán épocas pasadas, épocas en las que fueron felices o no, pero que han condicionado su forma de ver la vida y de existir.

Sin embargo, aunque a priori pueda parecer una historia triste y de dolor, esto no es así, pues la autora consigue aunar en la narración grandes dosis de humor que nos hacen olvidar momentaneamente la situación por la que transcurren los hechos.

Sí, es un libro un tanto extraño, pero que nos muestra claramente como personas, que sin tener nada en común, ni siquiera la edad, pueden unir sus vidas y sus destinos para conseguir un objetivo. Así, sin tenerlo previsto, poco a poco todos conseguirán superar esos miedos que permanecían ocultos en lo más recóndito de su ser.

No es una historia rápida, sino que la narración es sosegada, quizá para que el lector se embeba de las sensaciones que trata de plasmar. Alguna que otra vez nos encontramos con situaciones un tanto extravagantes, que en la realidad es poco probable que pudieran suceder; pero permitamos esta pequeñas licencias al objeto de sacar alguna que otra sonrisa al lector, lo cual nunca está de más al tratar temas tan serios.