jueves, 24 de septiembre de 2015

Veneno en la piel (Miranda Kellaway)

Ficha técnica
Título: Veneno en la piel
 
Autor: Miranda Kellaway
Editorial: B de Bolsillo
Nº de páginas: 350
ISBN:
9788490700587 
1ª Edición: Abril, 2015  
 

Sinopsis de la editorial

Theresa Brennan, hija bastarda de un poderoso terrateniente de Devon, solo tiene un propósito en la vida: vengarse del hombre que la engendró y la abandonó a su suerte. Para cumplir su cometido viajará a la campiña inglesa con una falsa identidad, sin sospechar que allí encontrará a alguien que convertirá su universo en un auténtico caos: Gabriel Whitfield.

El administrador y brazo derecho de su padre es un enigmático y apuesto caballero por el que pronto experimentará una poderosa atracción. Entretanto, en Londres, Jack el Destripador ha comenzado a sembrar el terror, aunque no será el único. Otro criminal sigue sus pasos, y Theresa comprueba, con angustia, que sus víctimas le resultan conocidas.

 

Opinión
Reseña para la editorial Anika entre Libros.


Theresa Brennan tiene como misión, tras la muerte de su madre, encontrar a su padre biológico para vengarse por las penurias que ambas pasaron cuando a su madre la dejaron en la calle después de quedarse embarazada.

Sin embargo cuando llega a las posesiones de su familia paterna se topará con Gabriel Whitfield, el administrador, quien pondrá el mundo de Theresa patas arriba.

Mientras, Londres vive sumido en el terror a consecuencia de los múltiples asesinatos que tienen lugar, unos a causa de Jack el Destripador y otros por un personaje desconocido.

Theresa descubre que parte de las personas asesinadas le resultan conocidas, y no son las víctimas de Jack el Destripador. Alguien parece interesado en destruir a la joven.

Miranda Kellaway nos ofrece una novela que contiene un gran número de ingredientes para poder disfrutarla. Al romanticismo que es el género principal, se le unen como aliados para una hacer una novela de lo más entretenida, el misterio, el suspense, la intriga, los sentimientos encontrados y un importante número de asesinatos que no dejarán que nuestra mente permanezca inactiva y como mera espectadora de la lectura.

Además incluye uno de los personajes más tenebrosos y misteriosos de la época victoriana: Jack el Destripador. Aunque es un personaje de lo más secundario, su sola presencia hace que la historia gane muchos puntos, porque son varios los lectores que se sienten atraídos por tan escurridizo sujeto.

A pesar de que desde el principio sabemos que la protagonista persigue una venganza contra su progenitor y que poco a poco irán apareciendo cadáveres, que nadie se espere una novela de mucha acción. Esta transcurre de lo más tranquila, eso no quiere decir que no se mantenga la tensión, que sí lo hace y mucho, sino que la narración es pausada, centrada en los personajes y los diálogos, en mostrar los sentimientos y sensaciones de los protagonistas.

El estilo descriptivo de Miranda Kellaway es excelente, ya que es capaz de llevarnos a un salón de baile de la campiña inglesa y al poco tiempo trasladarnos al barrio de Whitechapel sin que apenas notemos esa transición.

Los personajes son muy realistas, no son creados como personas completamente virtuosas que apenas tienen ningún defecto. La pareja protagonista es descrita con muchas virtudes, no podía ser de otra forma, pero sus defectos tampoco quedan atrás. ¿Acaso en la vida real existe alguien que no tenga defectos?

Quizá el hecho de que el asesino pueda resultar un tanto previsible, las pistas que la autora va dejando para que el lector también participe en la investigación son bastante claras, puede quitarle un ápice de esa intriga con la que nos mantiene.
Sin embargo, quién sabe... La historia tiene un final peculiar ¿habrá una segunda parte?