miércoles, 23 de septiembre de 2015

Corazón de metal (Rosa Huertas)

Ficha técnica
Título: Corazón de metal

Autor: Rosa Huertas

Ilustraciones: Daniel Montero Galán
Editorial: SM - El barco de vapor
Nº de páginas: 142
ISBN:
9788467579208
1ª Edición: Mayo, 2015  
 

Sinopsis de la editorial


Bravo es un androide-niño de compañía que ha sido creado para cuidar de Isaac. Pero no es un androide normal: a veces tiene sentimientos y además le gusta jugar, y eso para la sociedad futurista en la que viven es una amenaza. Así que tienen que esconder a Bravo para que no les destruyan. Pero... ¿quién puede impedir que un niño juegue?
 
Opinión
Reseña para la editorial Anika entre Libros.

Albert construye un robot de compañía para su hijo. Sin embargo, este robot, que acaba llamándose Bravo, no es un androide como los demás, parece tener sentimientos.

Cuando dos miembros del comité de ética robótica inspeccionan a Bravo uno de ellos no parece muy convencido de que se hayan respetado los postulados de dicha ética e intentará demostrar que Bravo no es un simple robot con la intención de destruirlo.

Rosa Huertas nos traslada a un mundo en el futuro donde todo está terriblemente vigilado. Las personas, y más concretamente los niños, disponen de dispositivos de seguridad y vigilancia que permiten a los padres saber en todo momento lo que ocurre o donde están.

Incluso las casas mantienen esos dispositivos de seguridad que permiten detectar cuando alguien entra o sale en momentos en los que esto no debería ocurrir.

Isaac crece en este mundo, pero es un niño triste e infeliz que muestra sus sentimientos a través de sus continuas pataletas. Su padre ha decidido crear personalmente un androide de compañía para su hijo ante la huida de las diferentes niñeras humanas y los cortocircuitos que sufrían las niñeras robots.

En principio Isaac tampoco acepta de buen grado la presencia de Bravo, pero poco a poco terminan siendo amigos. Padre e hijo irán descubriendo que Bravo es diferente, parece que algo ha fallado en su construcción, pues los androides no pueden tener sentimientos ni deseos.

Una historia tierna que encandilará a los jóvenes lectores. Una historia sencilla en la que una máquina es capaz de poner orden en los sentimientos de los humanos, ya que estos no son capaces de hacerlo.

La historia cuenta también con unas ilustraciones coloridas con las que los niños también podrán disfrutar y dejarse llevar, porque apreciarán, si su imaginación no lo consigue, hasta que punto se parece a un humano nuestro amigo Bravo.

Además los niños podrán acercarse de primera mano y de forma muy escueta a las leyes de la robótica que postuló Isaac Asimov. Tal vez se queden con ganas de conocer más sobre este gran autor.