jueves, 6 de marzo de 2014

El lamento de Caín (Luis Montero Manglano)

Ficha técnica 
Título: El lamento de Caín

Autor: Luis Montero Manglano

Editorial:Grupo Ajec

 Nº de páginas: 850
ISBN:
9788415156468

Año: 2012
1ª Edición: Mayo, 2012 


Sinopsis

Imperio Bizantino. Siglo X. Tras una larga campaña militar, los soldados de Bizancio regresan a Constantinopla. A pesar de que su camino ha sido bendecido con victorias desde Damasco hasta Bulgaria, augures de muerte rodean al poderoso ejército y, entre ellos, el rumor de que el mismo emperador, Juan I Tzimisces, es víctima de un extraño mal que le impide mostrarse a la luz del sol...

Casi 1000 años después, en 1934, en el diminuto Hospodarato de Bosgovina, en el corazón de la península de los Balcanes; el anciano hospodar Laiota Basarab III gobierna entre estertores torturado por el recuerdo, mientras su nieto, el Príncipe Radu, intriga para hacerse con el poder. El partido de “Los Hijos del Mañana” apoyados por la Alemania nazi trata de sembrar el caos, y la Iglesia y el Parlamento asisten atónitos e impotentes a una espiral de violencia y terror. Vientos de guerra civil agitan la pequeña nación de los Balcanes.

Lejos del lugar donde los políticos juegan con el poder, ocultos entre los bosques de Bosgovina, los Zíngaros Cazadores vigilan. Desde los tiempos del Imperio Bizantino, los zíngaros han mantenido oculto un enigma cuyo origen se pierde en las brumas de la Historia, manteniéndolo a salvo de aquellos a quienes se conoce como vroklaki: los Perdidos.

El delicado equilibrio del Hospodarato se ve alterado cuando a Bosgovina llega un grupo de arqueólogos estadounidenses con la idea de excavar en esas tierras. Poco después, el director de la excavación aparece decapitado en medio del bosque. Ése será el comienzo de un relato en el que sangrientos mitos del pasado conviven con complejas intrigas políticas de la Europa de Entreguerras. Un mundo en el que nada es lo que parece, en una tierra de leyenda, pasión y muerte; donde un poder antiguo duerme y espera…

Bienvenidos a Bosgovina.

Opinión
Reseña hecha para la web Anika entre Libros.


En esta primera novela, Luis Montero nos lleva de viaje por un país ficticio, Bosgovina, en el que nos muestra las peculiaridades y rencillas que existen en una región, supuestamente centroeuropea, en la que conviven, más bien habría que decir que combaten, varios grupos de diferentes razas e ideologías.

En el medio de los inicios de la Segunda Guerra Mundial, Bosgovina parece vivir su propia crisis política, crisis que estalla al morir asesinado el último hospodar. En ese momento comienza una pequeña guerra civil entre los seguidores del príncipe heredero, Radu, y los fieles al primer ministro.

Tanto alemanes como soviéticos mantendrán sus miras puestas en todo lo que suceda en ese pequeño país, ya que en principio ambas potencias pretenden apoderarse de unas presuntas minas de oro que están protegidas en base a mitos y leyendas ancestrales.

Los miembros de la expedición vivirán todas estas circunstancias con cierto temor, pues siempre estarán bajo la espada de los inesperados ataques de los Scorpoi, que pretenden eliminar a todos los extranjeros de sus tierras. Además estarán constantemente vigilados por los Venargorashi, quienes intentarán evitar que abran la tumba, en un intento por impedir que las leyendas se conviertan en realidad.

La novela consigue enganchar, aunque hay páginas o circunstancias que bien podrían suprimirse. Creo que lo mejor comienza hacia la mitad de la misma, justo cuando empieza de verdad la acción y el auténtico suspense, ya que durante la primera parte Luis Manglano hace demasiada gala de sus conocimientos sobre la época; conocimientos que a veces son insertados de forma un tanto brusca.

De todas formas es un poco desconcertante. Una vez que empiezas la lectura y vas avanzando crees que te encontrarás con vampiros, o con seguidores de Satán, sin embargo el resultado final es un tanto extraño.

Por último, un tirón de orejas para los que realizan la labor de corrección de los manuscritos antes de pasar a imprenta. Existen demasiados errores, ya no ortográficos que son los menos, pero sí gramaticales o frases incompletas, incluso hay varias preposiciones ausentes.

Un buen trabajo editorial que corrigiese estos fallos haría que la historia se convirtiera en una novela impecable. Ya sabemos que la publicación de un libro conlleva un gran esfuerzo y el trabajo de muchas personas, más de las que muchos de los lectores puedan llegar a imaginar. Pero si la editorial suprime, por los motivos que sea, el trabajo de revisores, analistas, correctores de estilo y demás personal, el esfuerzo del autor, que implica años de trabajo, puede quedar en una historia banal, cuando no debería ser así y menos en este caso, en el que la novela merece la pena.